El mundo de la música es complicado. El talento no es el único factor que un cantante necesita para arrasar y ser mundialmente reconocido. El marketing, una buena estrategia, los directos y el boca a boca son algunos de los factores a tener en cuenta a la hora de conseguir que un buen artista no solo haga buena música, sino que también la venda.

Ya todos hemos escuchado hablar de Rosalía. La artista barcelonesa lleva caldeando el ambiente con sus temazos y sus videoclips perfectos desde hace meses. Desapareció, estuvo prácticamente todo el verano sin conceder entrevistas y dejando que su música sonase a medida que su nombre se iba haciendo más y más grande.

Había un plan marcado y estaba más que claro, cristalino: toda la promoción de la artista se centraría en el lanzamiento de su disco. Pues bien, acaba de salir al mercado y tras su primera semana en tiendas se ha tenido que conformar con el número 2 en las listas de ventas. ¿Quién se ha llevado el gato al agua? OT.

Estaba claro que la reina del 'tra-tra' tenía las de ganar, pero ni ella ni su equipo contaban con que los chicos del programa musical más famoso de la tele, los reyes del trending topic, iban a salir de la academia para encontrarse con sus fans, firmar discos durante un par de días y así, con la emoción de la 'venta caliente', conseguir venderlos como churros.

Por mucho que Rosalía haya sido número uno en el mercado del streaming, en lo físico, los más de 20.000 ejemplares vendidos esa semana del recopilatorio del programa han hecho que se haya tenido que conformar con un estreno agridulce.

Sigue siendo la artista más prometedora del mercado patrio y finalmente lo de las ventas no es lo que más importa, pero en este mundillo de estrategias discográficas, el número uno se lo han ganado malamente inteligentemente.