Beyoncé, Ariana Grande, Dua Lipa, Pink, Kesha, Christina Aguilera, Lady Gaga… existen un montón de mujeres en el mundo del espectáculo que, además de trabajar enérgicamente por su música, lo hacen por visibilizar la causa feminista.

Es 8M, y toda mención es poca porque aún no existe la igualdad al 100% entre hombres y mujeres. Por concretar, hablemos del mundo de la música y el vestuario.

Si pensamos en cualquiera de las mujeres anteriormente mencionadas, rápidamente nos vendrán a la cabeza numerosas imágenes de apariciones públicas o videoclips en las que las artistas aparecen luciendo atuendos polémicos. ¿Ocurre lo mismo con los cantantes? No. Es más, en la mayor parte de los casos, en sus vídeos también aparecen junto a chicas sexys como reclamo. ¿Es necesario enseñar chicha para vender?

Me considero feminista desde muy joven, y fue gracias a la música. Gracias a las Spice Girls. Suena ridículo, pero es así. Antes que ellas, otras como Nina Simone, Yoko Ono, o Madonna ya habían hecho cosas muy relevantes por la igualdad, pero las de mi época fueron las Spice.

Por aquel entonces, las carpetas de millones de jóvenes estaban forradas con fotos de ídolos masculinos como los Take That. Pero ellas se hicieron un hueco.

Dieron voz al feminismo rebelándose contra lo instaurado a través de sus letras, sus videoclips, sus entrevistas... demostrando que podían triunfar por sí mismas y sin la ayuda de los hombres. Anteponiendo, por ejemplo, la amistad a un novio.

Cinco jóvenes británicas que significaron mucho más que música para una generación, que conquistaron el mundo con un mensaje claro, valiente y contundente: Girl Power! Y es que, eso del 'poder femenino' que allá por 1996 me sonaba casi a chino, hoy, coincidiendo con la vuelta de las plataformas que ellas pusieron de moda, tiene mucho más sentido.

Feliz día a todas.