Hace poco más de un año muchos no teníamos ni idea de quién era Aitana. Hoy, después de su paso por Operación Triunfo y tras una estudiada campaña de marketing alrededor de ella, ¿quién no la conoce?

Es innegable que la catalana tiene talento, pero es que, además de voz, Aitana tiene carisma, personalidad y actitud sobre el escenario, despierta interés entre el público y la prensa, es preciosa y también buena persona. Cosa que, quieras o no, al final trasciende y traspasa.

Esta semana Aitana ha batido todos los récords. Después de publicar su primer disco se ha colocado en el número uno de las listas de ventas, en el de escuchas y también en el primer puesto de los singles más vendidos gracias a su baladón Vas a quedarte. ¿Casualidad? Obviamente no.

Aitana tiene buenos temas; su nuevo videoclip, donde aparece acompañada por el actor Àlex Maruny, es una auténtica pasada; y con sus ventas ha superado todas las expectativas. Hasta ha superado a la todopoderosa Rosalía. Pero... ¿es real?

Llevo toda la vida escuchando comentarios sobre la cantidad de discos que las discográficas distribuyen en los puntos de venta para asegurarse una buena posición, y con ella un titular.

En esta ocasión no han necesitado hacer esto ya que Aitana vende mucho y bien, pero sí que han tenido que hacer alguna que otra triquiñuela. Un disco se considera disco cuando tiene más de seis canciones y el de Aitana, si no llega a ser porque han incluido la remezcla de Teléfono, se hubiese quedado con cinco canciones. ¿Es esto una trampa? No, es picaresca. Se trata de ser listo. ¿O pensabais que iba a coincidir el lanzamiento de Aitana con el de Rosalía?

Y para aquellos que en redes sociales la critican tratando de desmerecer su éxito: ¿preferiríais un disco con diez temas en el que cinco canciones fuesen de relleno como ocurría en los años noventa?