Los alcaldes de las principales capitales hicieron de la lucha contra los desahucios su principal bandera en las elecciones de 2015. Bien por Carmena, Colau y Ribó, pero toca ampliar la mirada ante otros problemas que rodean a la vivienda. El del precio del alquiler es claro. Y, desde que ellos gobiernan, no ha dejado de subir en sus ciudades. Ahí no hay cámaras como en los desahucios, pero también merece su atención.