Zapatos veganos

CÉSAR JAVIER-PALACIOS. PERIODISTAOPINIÓN
Zapatos tipo Oxford de la Princesa Letizia Ortiz.
Zapatos tipo Oxford de la Princesa Letizia Ortiz.
JAVIER LIZÓN (EFE)

Se lo conté a mi madre y puso cara de asombrada: "¿Que te has comprado unos zapatos veganos? ¡Pero si los zapatos ni comen ni se comen!". Como ella, son muchos quienes piensan que ser vegano es no comer carne, pescado, huevos, leche, queso… ¡Algo tendrás que comer!, me dicen en el pueblo. Porque allí, de lo que come el grillo, poquillo.

Se lo explico a quien me quiera escuchar. Comemos demasiada carne y pescado. No es necesario y supone un terrible desastre medioambiental por su responsabilidad en el cambio climático, pérdida de biodiversidad, deforestación, contaminación, consumo de agua y maltrato animal.

Además, no es sano. Ni lógico. El 80% de la superficie cultivable del planeta se destina a alimentar a unos animales que tan solo nos proporcionan una tercera parte de las proteínas que necesitamos.

Yo llevo una década sin comer carne y apenas pescado. No tenía ni idea, pero resulta que soy flexitariano; algo así como un vegetariano a medias, poco estricto. Según una reciente encuesta, en España ya somos más de tres millones de veggies.

El veganismo va más lejos. No es solo un tipo de dieta, es un modo de vida diferente, una filosofía que propone una revolución social y política.

Pero volviendo a los zapatos ¿veganos? Pues sí, veganos. Un hermoso calzado hecho en España, artesanal, sin pieles de animales, confeccionado a partir de retales de lonas de algodón tintadas al agua para eliminar cualquier tipo de producto químico, con suela reciclada a partir del caucho de otras suelas.

Perfecto para aquellos a quienes nos preocupa el proceso de fabricación, los materiales utilizados, el respeto a los animales y el medioambiente.

Quizá la revolución verde empiece con un par de zapatos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento