No sé si será este el año en el que por fin volveremos a verte al volante de un coche competitivo en el Mundial de Fórmula 1, pero sé que con el nuevo McLaren-Renault se han renovado tus esperanzas y también las de millones de aficionados que esperamos volver a verte peleando por el campeonato del mundo.

Después de tres años en los que te hemos visto sufrir por culpa de un motor Honda que se rompía en cada carrera, esta temporada ha arrancado con otras sensaciones.

La sonrisa que dibujaba tu cara tras completar el lunes el primer día de entrenamientos de pretemporada es el mejor síntoma de que este coche no tiene nada que ver con los anteriores.

"Mi sensación es diferente a la de los últimos años", dijiste en el circuito de Montmeló. Con eso nos basta para pensar que volveremos a disfrutar los domingos viéndote pelear por objetivos mucho más ambiciosos.

Este año tenemos que soñar todos con los podios y, por qué no, con alguna victoria. Se tienen que acabar las bromitas de los graciosillos de siempre preguntando en qué vuelta se romperá el coche de Alonso. Graciosillos de turno que, por cierto, seguro se subirán al carro de tus éxitos y celebrarán por todo lo alto tu tercer título mundial cuando llegue. Que llegará seguro.

La determinación y la ilusión por competir que has demostrado cada temporada, incluso con monoplazas muy inferiores al resto de tus rivales, te hacen merecedor de ese tercer título mundial.

Todo el mundo lo sabe. Por eso tu nombre sigue apareciendo en un lugar preferente en todas las conversaciones cuando se habla de los mejores pilotos del mundo. Lo dicen el resto de pilotos, los jefes de equipo y la gran mayoría de aficionados.

Da igual que otros tengan más trofeos en el salón de su casa, en la Fórmula 1 se sabe perfectamente en qué condiciones se han logrado esos trofeos y el valor que tiene cada uno. Y los tuyos han sido casi siempre al volante de coches inferiores.

¿Cuántos títulos tendrías de haber pilotado el mágico Red Bull de Sebastian Vettel o el intratable Mercedes de Lewis Hamilton? Creo que todos nos hacemos una idea.

Por eso sabemos también tus seguidores que no necesitas un McLaren-Renault que vuele por encima del resto. Sabemos que solo necesitas un monoplaza mínimamente competitivo, uno que no pierda un segundo en cada recta, para que la Fórmula 1 vuelva a vibrar con su mejor piloto.