Hay piropos y piropos. Un halago puede agradar o resultar amenazante dependiendo del cómo, del dónde y de quién lo emita. Generalizar no sería justo, aunque la pérdida de matices ha puesto al piropo en regresión.

Ya lo consideran inaceptable casi el 37% de las chicas de 15 a 29 años y el 28% de los jóvenes de esa edad.

Lo cierto es que, según las encuestas, la juventud española es cada vez mas feminista mientras persisten actitudes tradicionales que lo contradicen. O sea, feminismo de boquilla.

Información relacionada