El problema era el 3%. Maragall tenía razón. "Su problema –le dijo a Artur Mas en el Parlament– es el 3%", y este le acusó entonces de "perder los papeles". Trece años después la Audiencia de Barcelona condena a CDC a pagar 6,6 millones de euros por saquear el Palau de la Música. Una sentencia ejemplar que a Mas le ha parecido demasiado dura. Convergència, dice, ya pagó con su disolución. Le cambian el nombre al partido y problema resuelto. Así cualquiera.