Amaina la guerra de precios que la crisis desató en los súper. La mejoría económica recorta  el margen de los rastreadores de chollos. A más dinero en movimiento, menos promociones con gancho. El relajo de la competencia perjudica al consumidor. Es la cara y la cruz del mercado. Una ley de la oferta y la demanda siempre implacable.