Una estadística implacable. A menor nivel de educación, mayor probabilidad de estar en paro. El escándalo del desempleo juvenil en España lo explica la falta de educación. Más de un tercio de los jóvenes entre 24 y 35 años no tienen ni el bachillerato, el doble que la media de la OCDE. Los empleos sin cualificación serán cada vez peores y más escasos. Solo unos planes ambiciosos de formación pueden conjurar el 'ninismo'.