Los pisos turísticos revientan el mercado del alquiler. El auge de la fórmula y sus pingues  beneficios disparan los alquileres expulsando a los residentes de los barrios céntricos. Una terciarización masiva les restaría atractivo hasta pinchar la burbuja que aún estamos a tiempo de evitar.  La regulación es urgente.

Artículos relacionados: