CARLOS SANTOS. PERIODISTA

Hay que tener mucho morro para robar en el agua

Carlos Santos, colaborador de 20minutos.
Carlos Santos, colaborador de 20minutos.
JORGE PARÍS

Algunos son capaces de robar hasta en el agua. Impresionante. Que roben con el ladrillo, todavía, pero que roben con el agua clama al cielo. El agua es un elemento vital, un alimento básico, un servicio público esencial. Hay que tener mucho morro para convertir un servicio público de aguas en una 'organización criminal', como presumen los jueces de la Audiencia Nacional. Si los hechos investigados por la Guardia Civil se hubieran producido en el siglo XIX, el heroico pueblo de Madrid que citaba Esperanza Aguirre en sus tardes alegres se habría echado a la calle. La historia está llena de 'motines del pan' y 'guerras del agua'. En España, hasta las truchas han sido objeto de revueltas populares. Y es que con las cosas de comer no se juega. Ni se roba.

El cardenal Tarancón, a quien debería ser obligatorio estudiar en las escuelas, comenzó a distanciarse de la dictadura cuando vio que los franquistas se hacían ricos con los productos de primera necesidad. Pertenecía a una familia de ganadores de la guerra y había tenido que salir por pies de Madrid para que no lo mataran, como a tantos otros inocentes. Pero cuando vio que los buenos eran peores que los malos, tomó distancias. En 1950, recién nombrado obispo, escribió una Pastoral del pan que es el primer alegato contra la corrupción del que se tiene noticia en la segunda mitad del siglo XX. Como a Franco le daban miedo los curas, no se atrevió a fusilarlo, pero lo mantuvo durante 18 años en una diócesis menor.

"No podemos callar, no debemos callar por más tiempo", decía el joven obispo, antes de dar un tremendo repaso a quienes robaban el pan de los pobres, en lugar de darles alimentación y vivienda digna. "No son pocos los que se han enriquecido desaforadamente en estos últimos años" y viven  "una vida eufórica", escribía en 1950. "Esas alegrías de unos no pueden apagar los clamores de la muchedumbre que sufre hambre y vive en la miseria". Y es que "son bastantes los que se han aprovechado de la escasez para hacer grandes negocios: algunos no han sabido utilizar los resortes que la autoridad ponía en sus manos para evitar esos males, cuando no los han agravado con su conducta". Tras invitar a los cargos públicos a dar "ejemplo de austeridad, honradez, de espíritu de justicia" preguntaba: "¿Con qué derecho y qué fuerza van a exigir a los demás austeridad y honradez si ellos no las practican?"

Estremece pensar que setenta años después sigan vigentes las conductas que denunciaba Tarancón en la postguerra. Asquea advertir que las irregularidades y negocios ilícitos  de la Operación Lezo presumiblemente empezaron a principios de siglo y continuaron hasta fechas recientes, cuando ya llevábamos varios años los ciudadanos cargando sobre nuestras espaldas la crisis. Aun recuerdo la pasión que ponían personajes secundarios de la política liberal de Esperanza Aguirre, como Paco Granados o Ignacio González, en la defensa de los recortes, la austeridad y, sobre todo, la privatización o la gestión privada de servicios públicos, incluido el Canal de Isabel II. Si fuera por ellos, hasta los servicios penitenciarios que hoy los acogen serían desde años hace privados.

Inevitables los efectos políticos de este escándalo, que no solo exige clarificar posiciones al partido gobernante sino también a los que le permiten gobernar. Ya no vale matar al mensajero ni echar la culpa al empedrado, como el borracho del chiste, ni parapetarse tras el fiscal afín. Solo es admisible una actitud, que Cristina Cifuentes resumió en pocas palabras: "Tolerancia cero con la corrupción, colaboración absoluta con la Justicia". Además de decirlo, hay que hacerlo. Los límites de tolerancia de los contribuyentes han sido largamente sobrepasados por quienes, según la Audiencia Nacional, son capaces de robar hasta en el agua. Claro, que el agua es el hábitat natural de las ranas y a la lideresa le han salido ya unas cuantas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento