Os escribo a vosotros porque dudo que Pablo Iglesias me leyese, que está en una fase en la que no escucha a nadie que no sea él mismo. El caso es que empiezan las reuniones para llevar a cabo las predicciones del pactómetro y vuestro líder tiene planes de subir hasta los últimos escalones. Dice que el acuerdo con el PSOE pasa por asumir tareas de gobierno porque es imposible cambiar las cosas sin estar en el Ejecutivo.

La realidad es que, desde la oposición, si se hace bien, también se gobierna, pero Iglesias está decidido a jugarse el futuro del país por conseguir un cargo. Podemos no está para exigencias, que la debacle de las elecciones ha sido monumental. Sus acólitos huyen al ver que al proyecto morado le falta verdad hasta en el título. Unidas Podemos, como si cambiando la forma también lo hiciera el fondo... ¡Ja!

El feminismo del que alardea el nombre del partido debería corresponderse con una mujer al frente, pero la única con la que Iglesias parece dispuesto a compartir el poder, y siempre un paso por detrás, es su pareja. Desde dentro está difícil sonar a voz disidente, que a la mínima aparece Pablo con la guillotina.

Los que se han ido, que no son pocos ni tontos, reclaman un proyecto más integrador, aunque el líder solo escucha a las voces que refuerzan su cerrazón. Igual me tiene engañado, pero creo que Iglesias ni se da cuenta de que se ha atrincherado en un modelo de liderazgo desde el autoritarismo, y no uno horizontal y democrático que sume voces críticas en sus puestos de confianza para enriquecer el discurso.

Y luego está lo del chalet, que sí, a los políticos hay que medirlos por lo que hacen en el parlamento y no por sus decisiones personales, pero Pablo empezó en política juzgando al resto por los ceros de sus cuentas bancarías. Falta toda la coherencia que ha tenido Kichi al donar la misma cantidad que los Iglesias-Montero han invertido en propiedades y puericultoras. Vuestro líder se parece cada vez más a todo lo que criticaba. Vamos, que si no fuera por los mellizos saldría de cañas por la calle Ponzano, aunque diría que eso es invento de los medios, que manipulamos, un discurso que comparte con Vox.

El avance de la formación de Abascal es justo el motivo por el que os escribo esta carta. Las contradicciones de Podemos están dejando huecos que llena la ultraderecha y, si Iglesias se pone tozudo, pueden influir en los pactos. No sería la primera vez que tira la llave de un posible gobierno...

Pablo siempre alardea de que a los que tiene que escuchar es a las bases y el día que se lo pidan se irá. Sois los únicos que tenéis el poder de dejarle que estrelle al partido o que lleve a buen puerto la nave. Por favor, que no os falte a vosotros la autocrítica de la que Pablo Iglesias carece.