Mucho miedo y pocas nueces

BOTICARIA GARCÍA. NUTRICIONISTA,FARMACÉUTICA Y PROFESORA DE LA UNIVERSIDAD ISABEL IOPINIÓN
Boticaria García.
Boticaria García.
BOTICARIA GARCÍA

Tras leer la tercera oleada del estudio Ulises sobre hábitos alimentarios me siento como ese niño que llega a casa con el boletín de notas y no sabe bien por dónde empezar. Traigo buenas y malas noticias, así que, como suelen hacer los niños, comienzo por las malas.

Siempre he sostenido que los buenos hábitos comienzan en el supermercado, cuando escogemos un producto y decidimos que éste, y no otro, sea el que nos acompañe a casa. La encuesta nos da pistas para conocer los criterios con que los españoles llenan el carro de la compra en la pregunta: ¿en qué te fijas a la hora de elegir un alimento, comida o producto saludable?

Vistas las respuestas, la conclusión es que el ciudadano piensa más en los cuatro jinetes del apocalipsis (grasas, azúcar, calorías y sal) que en el caballo ganador (vitaminas, minerales o fibra que aporta el alimento). Que los alimentos tengan poca grasa y poco azúcar es algo prioritario para el 53,8 y el 46,9% de los encuestados respectivamente. Y aunque es importante ser crítico al respecto, no es suficiente. Sólo uno de cada tres encuestados presta atención en elegir alimentos que contengan vitaminas, minerales u omega 3 de forma natural y sólo a uno de cada cuatro parece importarle que los alimentos sean integrales. Es deseable que la disminución del consumo de azúcares vaya de la mano de un aumento de la ingesta de fibra (es lo que ocurre cuando, por ejemplo, cambiamos los bollos por pan integral). Pero si ambos conceptos van por libre, es que algo estamos haciendo mal.

¿Por qué? Quizá la culpa sea de esta cultura de educación nutricional tan nuestra basada en el miedo. Triunfa el enfoque simplista (y a veces morboso) que nos ha lanzado este invierno a la caza y captura de los azucarillos o del aceite de palma. Y mientras quemamos a la industria en la hoguera, no se dedican recursos a explicar las ventajas de consumir nutrientes saludables. La prueba de que el miedo no sirve de mucho la obtenemos en la 'foto' del estudio: a pesar del supuesto canguelo, casi un 60% de los encuestados no consumen suficiente fruta y verdura. Es decir, mucho miedo y pocas nueces.

La buena noticia. Ante la pregunta ¿qué sueles tomar como tentempié? vemos que la fruta fresca (57,6%) y los frutos secos (39,6%) encabezan las opciones de los encuestados dejando atrás los bollos y las galletas, con un 13%. Aquí sí parece que triunfen las nueces. Lástima que los tentempiés sean sólo la anécdota en nuestro pan de cada día.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento