Rajoy solo sabe que no sabe nada

ARSENIO ESCOLAR. DIRECTOR DE 20MINUTOSOPINIÓN
Arsenio Escolar, director de 20minutos.
Arsenio Escolar, director de 20minutos.
JORGE PARÍS

Las encuestas demoscópicas suelen tener en cada pregunta una casilla de escape para el entrevistado que duda su respuesta: «no sabe / no contesta». En el juicio a parte de las actividades de la trama Gürtel, Rajoy ha contestado a casi todas las preguntas… y a la mayoría de ellas para decir que no sabe: "Ni la más remota idea". "Lo desconozco absolutamente". "No lo recuerdo". "Soy incapaz de decírselo".

Evasivas, circunloquios, pretextos, subterfugios. Preguntado por las muchísimas pruebas documentales y testificales de financiación ilegal y caja B del PP que ha ido acumulando la instrucción y el juicio a la primera época de Gürtel, el exvicesecretario general, exjefe de campaña electoral, ex secretario general y, desde 2004 hasta nuestros días, presidente del PP Mariano Rajoy Brey se escudó en que desde la cúpula del Partido Popular sólo se ha dedicado en lo que va de este siglo y durante el último quinto del siglo pasado a hacer política, sin saber ni papa de las cuentas de su partido. Pese a sus relevantes posiciones internas, este hombre ni veía ni escuchaba ni preguntaba cosa alguna sobre el dinero que rebosaba a su alrededor.

Solo sé que no sé nada, vino a decir Rajoy. Aunque, más que socrático, quizás estuvo cínico. No de las sabias enseñanzas de Diógenes el Cínico ("Busco un hombre honesto", poco aplicable al que a Bárcenas le mandaba recados de apoyo y de "Luis, sé fuerte", y de "Hacemos lo que podemos"), sino más bien de la primera acepción de la palabra en el Diccionario de la Real Academia Española: "Dicho de una persona: Que actúa con falsedad o desvergüenza descaradas".

Visto y escuchado lo de este miércoles, estamos o ante un político que miente con contumacia y sin pudor o ante uno que ha actuado con candidez y/o con negligencia durante tres décadas en la alta dirección de su partido y quién sabe si de sus gobiernos. No sé cuál de las dos hipótesis es peor.

Además de las finanzas del PP, se ponían también a prueba los estándares de calidad de la Justicia, de la separación de poderes, de nuestro sistema democrático. También en esta segunda prueba el resultado fue descorazonador. Se le dio al testigo un trato de favor indebido (entrada por el garaje para que evitara a la prensa, un estrado al nivel del tribunal que según la normativa no le correspondía...) y se le echaron tantos capotes de alivio desde la presidencia del tribunal ("Venga, venga, otra pregunta y en otra línea", clamaba el presidente cada vez que alguna interpelación podía empitonar a Rajoy) que daba cierta vergüenza ajena.

Rajoy no sale hundido, pero sí bastante tocado. ¡Y le quedan alrededor tantos barquitos y paquebotes cargados de corrupción y a la deriva! ¿No estaría mejor en dique seco?

Mostrar comentarios

Códigos Descuento