Ciudadanos obtuvo este domingo ocho escaños menos respecto a las elecciones del 20-D. La formación ha perdido diputados en cinco de las 13 comunidades autónomas en las que obtuvo representación hace seis meses y se ha estrellado en Castilla-La Mancha, donde ha perdido los tres representantes que tenía. El nuevo centro derecha es una opción consolidada en el mapa político español. Su presencia, que disputa el espacio a un PP que se niega a renovarse, no parece flor de un día. Sin embargo, su fracaso el 26-J es indiscutible.

El acuerdo de investidura con Pedro Sánchez ha provocado la huida de los votantes más conservadores. Presentarse como puente entre populares y socialistas no sirve. Lanzar un mensaje de moderación en una campaña polarizada, tampoco. O Albert Rivera no entiende a España o España no entiende a Albert Rivera. Hoy por hoy, Ciudadanos no es un partido decisivo por sí mismo. A pesar de ello, su líder se niega a conjugar el verbo ‘perder’. «Hace cuatro meses que estamos en la política española, no hace 35 años, tenemos mucho recorrido», contestó cuando 20minutos le preguntó acerca de qué sería para él una derrota. Ayer reivindicó de nuevo su apuesta por la gran coalición «constitucionalista», pero ya no tiene fuerza para exigir la cabeza de Rajoy. Los grandes cambios tendrán que esperar.

Análisis de los líderes




'Rajoy ahora sí se ve presidente'.






'Aguanta la posición y sigue teniendo la llave'.






'De dar por hecho el sorpasso, al fracaso'.





'Un fracaso que obliga a repensar la estrategia'.