El euro fuerte es bueno para tu poder adquisitivo y tu hipoteca

ÁLVARO ANCHUELO. CATEDRÁTICO DE ECONOMÍA EN LA UNIVERSIDAD REY JUAN CARLOS
Álvaro Anchuelo
Álvaro Anchuelo
20 minutos

La apreciación, es decir, la ganancia de valor del euro respecto al dólar (y otras monedas extranjeras) parece algo que debe interesar sólo a los economistas profesionales. En realidad, tiene múltiples consecuencias prácticas para cualquier ciudadano. Una está relacionada con el comportamiento de la tasa de inflación.

Como ahora las monedas extranjeras equivalen a menos euros, los productos que los europeos compramos fuera de la zona del euro (cuyos precios están fijados en esas monedas) se están abaratando para nosotros. Aunque más de la mitad de las importaciones españolas procedan de la eurozona y no se vean afectadas, compramos fuera de ella relevantes productos, especialmente el petróleo.

La fortaleza del euro hará, por tanto, que los precios tiendan a crecer menos en España y la inflación (actualmente en el 1.6%) sea más baja. Desde el punto de vista del consumidor se trata de una buena noticia, porque implica no perder poder adquisitivo por culpa de mayores aumentos del IPC. En un país como España, donde los salarios se mantienen casi congelados desde hace años, esto adquiere especial importancia.

La apreciación del euro supone otra buena noticia para el ciudadano de a pie. Mientras la inflación sea tan pequeña, el Banco Central Europeo tendrá menos motivos para cambiar de política monetaria y subir los bajos tipos de interés que hoy se pagan por los préstamos. Quienes tengan hipotecas variables, sin duda, lo agradecerán.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento