La tormenta perfecta llega al fútbol español

  • Los dirigentes están empezando a sudar tinta por los negros nubarrones que se avecinan.
Kroos y Messi se ayudan a levantarse mutuamente durante el Clásico.
Kroos y Messi se ayudan a levantarse mutuamente durante el Clásico.
EFE

Los dirigentes del fútbol español están empezando a sudar tinta por los negros nubarrones que se avecinan y la concatenación de malas noticias, que afectan directamente a sus cuentas de resultados y la viabilidad de su sector.

Primero fue la imposibilidad de meter público en los estadios con la enorme afectación para la partida de abonados y ticketing, con la contradicción añadida de que el fútbol no profesional, supervisado por las Comunidades Autónomas sí lo está haciendo de modo controlado; segundo, la candente amenaza de los operadores de televisión de futura negociación a la baja de los derechos y de penalización severa del principal ingreso de los clubes, en caso de que la competición se vea obligada a parar por los efectos de la pandemia.

En menos de 24 horas, los clubes se han encontrado además con la constatación por parte del dimitido Josep María Bartomeu de la intención del FC Barcelona de aprobar los requerimientos para disputar una Superliga europea de los grandes clubes del continente a falta de la aprobación de la Asamblea. En 2022, o sea pasado mañana, quiere arrancar la NBA del fútbol, que va a difuminar el peso de las competiciones nacionales.

Para rematar el desolador panorama, 25 clubes han recibido la misiva del Ministerio de Consumo para que se suprima la publicidad de las casas de apuestas a la mayor brevedad. Estamos hablando de entre 90 y 100 millones de euros anuales. Esta temporada, nueve clubes lucen a una empresa de este sector como patrocinador principal y otros tanto tienen acuerdos de patrocinio vigentes. Los clubes suplican por una supresión más progresiva y poder alargar esos ingresos hasta que encuentren la manera de compensarlos. La regulación para evitar la ludopatía, para apelar al juego responsable y, sobre todo, para evitar que los menores entren en esa rueda es necesaria. Seguro que entre eso y legislar de la manera más disuasoria de toda Europa media un abismo.

El fútbol, nuevamente como reflejo de la vida. Habrá que aprender a sobrevivir o a sinvivir, según se mire.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento