Shhhhhhhhh

Barricada en Barcelona (plaza Urquinaona-calle Pau Claris) en la sexta noche de protestas contra la sentencia del proceso independentista
Barricada en Barcelona.
EUROPA PRESS

Lo peor no es que repitan una y otra vez que la violencia es de la Policía y que ellos son unos ángeles del Señor que queman las calles nada más que para defenderse de los guardias, que los persiguen y nadie sabe por qué.

Lo peor no es que haya quien sostiene que al agente que sigue en la UCI con la cabeza rota por una bola de acero lo agredieron sus compañeros, los otros policías, para desacreditar al independentismo.

Lo peor no es esa descerebrada, Elisenda Paluzie, que justifica con su mejor sonrisa la kale borroka en Cataluña porque dice que así se mantiene "el conflicto" (otro término importado de los años de la violencia en Euskadi) en los medios de comunicación internacionales. Que es de lo que se trata.

Lo peor no es que haya quien ya reniega de la 'Europa judía' que odia a los indepes, una expresión que está escrita con sangre en la memoria colectiva de todos nosotros.

Lo peor no es que algunas universidades (Girona, Barcelona) se estén doblegando a la huelga obligatoria que acaba de empezar y ya se planteen "evaluaciones alternativas" (es decir, los 'exámenes patrióticos' de cuando Franco) para que los vándalos puedan aprobar después de pasarse el día o la noche quemando y saqueando tiendas.

Lo peor es otra cosa. Lo peor es que ellos, y muchos más que no son ellos pero tienen bondadosas intenciones, te sueltan: "Decir todas estas cosas no ayuda en nada a solucionar el problema. Hablar de la violencia genera más violencia. Tu artículo pone las cosas peor. Para decir eso, mejor te callabas".

Es decir, que lo que a estos no les gusta no existe, hay que silenciarlo. Hay que dejarles libre a los fanáticos también el campo de las palabras. Shhh. Pues va a ser que no.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento