¿Vacaciones bien o en familia?

Rebeca Marín  Periodista y escritora
La desconexión en la naturaleza es una de las ventajas de pasar las vacaciones en el pueblo.
La desconexión en la naturaleza es una de las ventajas de pasar las vacaciones en el pueblo.
Freepik

No sé si recuerdan la frase que dijo Fraga en 1965: "En España hay más bikinis que nazarenos", en una época en la que el turismo extranjero empezaba a llegar a nuestro país. Pues este verano, olvídense, porque la procesión es española y el paso se lleva sobre ruedas, las del coche familiar hasta las playas españolas. 

Este año se estila la vuelta al pueblo, pero sin fiestas. El apartamento de los abuelos, el piso en la costa de los padres y los amigos con pasta y multipropiedades que te dejan unos días uno de sus pisitos por la patilla.

Ya no valen las paellas fosforitas ni los sablazos en primera línea de playa

¿Tú como has pasado las vacaciones, bien o en familia? Pues eso, un verano de chistes malos, pero buena comida. Los hosteleros poniéndose las pilas porque los paladares guiris de croqueta blanda se tornan nacionales, acostumbrados al rebozado crujiente y el jamón bueno de la suegra. Ya no valen las paellas fosforitas ni los sablazos en primera línea de playa, las gambas disfrazadas de carabineros o el percebe marroquí que habla gallego

Olvídense de las propinas generosas: vuelve el cobre a las bandejas. De las pintas se pasa a la cañita pequeña y muy fría, casi helada ‘mi arma’. Se abandonan los idiomas como el inglés y se pasa al dialecto. El cartel de "Esta noche happy hour" se cambia por "Pincho y caña 3 euros".

Se ha estimado que la llegada de turistas se reducirá un 56%, una cifra de 1978

Ya no se venden toros, ni sevillanas, ni postales, ni azulejos. Este año hay más mar azul y menos barcos, menos ojos azules y más negros, menos pieles quemadas y más bronceadas. Se venden menos cremas, solo la crème de la crème. Spain is different, o tampoco tanto. Este verano se liga en castellano, se vuelve al "Hola, ¿qué tal? Estás muy bueno".

Se ha estimado que la llegada de turistas se reduce al 56%, 36 millones, en estos meses. Una cifra aplicable a 1978, una realidad de hace 40 años. ¿Retroceso o progreso? En septiembre me lo cuentan; en español claro, que este año ya no vienen las suecas, somos más de zuecos. Y quien dice zuecos, dice madreñas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento