Por el amor de una mujer

Joan Ferran  Historiador y articulistaOPINIÓN
Xavier Novell,  obispo de Solsona (archivo)
Xavier Novell, exobispo de Solsona.
EUROPA PRESS/REMITIDO - Archivo

Recuerdo haber escrito contundentes artículos discrepando de las tesis políticas y filosóficas del obispo de Solsona, Xavier Novell. Nunca compartí sus ideas y sermones sobre la naturaleza del movimiento gay o la utilización de anticonceptivos. 

Estoy convencido de que el universo simbólico del prelado tiene poco que ver con el mío, o con el de muchos ciudadanos que leerán estas líneas. Seguro que sí, pero hoy lo defiendo. Avalo su opción de dejar la púrpura. Me parece una decisión valiente. 

Cualquier persona que por principios, o por amor, abandona su zona de confort para someterse a una lapidación mediática merece respeto. Xavier Novell se ha desprendido del anillo episcopal de oro y amatistas para compartir la vida con una mujer. Aparquemos el morbo y dejémosles vivir en paz. 

Una legión de sepulcros blanqueados le reprochan esta decisión, otros ven en ella un triunfo del Maligno. Probablemente los hipócritas hubieran preferido que el obispo optara por la doble vida, por la vieja costumbre burguesa consistente en montarle un discreto apartamento a la amante y pagar los gastos. No ha sido así. Y uno se pregunta: ¿Estamos a favor, o no, de respetar la libertad del individuo? En otro momento ya hablaremos acerca de la ejemplaridad exigible a religiosos, políticos, jueces, etc.

Mientras tanto la canción de Danny Daniel, que también versiono Julio Iglesias, vuelve a sonar. Y dice así: "Por el amor de una mujer he dado todo cuanto fui, lo más bonito de mi vida..."

Mostrar comentarios

Códigos Descuento