Juan Luis Saldaña  Periodista y escritor

Poncio Pilato en Wallapop

Lo lavado, lavado está.
Lo lavado, lavado está.
Pexels

Un buen retrato es una definición del alma, una radiografía de la personalidad o, por lo menos, una medición subjetivamente precisa de un estado de ánimo. Una buena campaña de publicidad debería ser, a su vez, un retrato de una sociedad que existe o que el anunciante desea que exista. La campaña de publicidad tiene algo de astronomía, de peluquería de barrio y de película después de comer. Me he encontrado con una de estas fotografías de una sociedad culpable, colorida y múltiple, en la que nada se tira y todo se aprovecha. Dice así: “lo hecho, hecho está”. La empresa está en el título de esta columna.

Hay debate con la coma. Unos dicen que no se debe partir el sujeto y el predicado y otros que en este tipo de frases que suenan a refrán, sí que se suele hacer. La conocida empresa española que ha lanzado esta campaña muestra una ciudad moderna en la que un grupo de personas de todas las razas, gustos, colores y sabores asume una culpa, una mancha inalienable, como un pecado original y propone una pequeña solución. Hay activistas conocidos, diseñadores, raperos y dibujantes. Todos caminan rápido y explican en su discurso algo que suena a nuevo, pero es muy antiguo. “Lo que se ha hecho no se puede deshacer”, dice Drona a Bhima en el capítulo XX del Mahabharata, el poema épico indio del siglo III antes de Cristo.

"No tenemos la culpa y sí tenemos redención. No somos bestias. Tenemos tecnología, talento y gente capaz"

Más allá de la campaña, es cierto que vivimos en un discurso de derrota, en el que se asume que el ser humano es siempre un desastre y en el que no hay más esperanza que bajar la cabeza y cuidar el entorno con una estrategia barata y de poco vuelo que sirve, como mucho, para calmar las conciencias. No es así. El ser humano es asombroso y es capaz de avances sorprendentes. ¿Por qué no se habla de la reforestación a gran escala? ¿Qué pasa con el proyecto de Gates para conseguir energía nuclear barata y sin riesgo? ¿Qué pasa con la desalación como gran estrategia y el papel de las grandes constructoras? ¿Y con los proyectos de reactores que eliminan el CO2? Investiguen. ¿Nos tenemos que lavar las manos como Pilato y decir después aquello de “lo escrito, escrito está”? ¿Nos basta con venderle la mesita de noche a un tipo con el que quedamos en la esquina? ¿Nos basta con una sociedad formateada de hormigas bien educadas?

Esta estrategia, interesante y loable, salvará la cuenta de resultados de una empresa audaz que vende bien y arrima el hombro a su estilo y dentro de sus capacidades. Hay que exigirse, sin embargo, una reflexión como colectivo que tiene que trascender lo meramente personal y local. Shakesperare, recogiendo un proverbio francés, también lo dijo por medio de lady Macbeth: “What’s done is done”. También lo dice Shakira en “Lo hecho está hecho”, una canción con una sugerente y brillante coreografía sobre una cama que invita a pensar poco y a dejarlo correr. El rapero de Puerto Rico, Tego Calderón tiene también una canción titulada “Lo hecho hecho está” -esta vez sin coma- y dice “yo no voy para atrás y no creo en nadie ya”. Insisto. No tenemos la culpa y sí tenemos redención. No somos bestias. Tenemos tecnología, talento y gente capaz. El granito de arena está muy bien, pero, si esto va en serio, tenemos que convencer al dueño de la excavadora. De lo contrario, va a parecer que solo tenemos que bajar la cabeza y asumir un bajón preocupante en nuestro nivel de vida. ¿Será eso?

Mostrar comentarios

Códigos Descuento