Del rumbo y de situación

Manuel Mostaza Barrios Politólogo y Director de Asuntos Públicos de ATREVIAOPINIÓN
(I-D) El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; la vicepresidenta primera y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Carmen Calvo; y el vicepresidente de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias
(I-D) El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; la vicepresidenta primera y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Carmen Calvo; y el vicepresidente de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias
EUROPA PRESS/E. Parra. POOL - Europa Press

En medio de la segunda ola de la pandemia, no tenemos aún elementos para juzgar en qué medida los gobiernos occidentales van a pagar los platos rotos de la crisis que está generando la pandemia. Queda aún mucho partido por jugar, aunque por el momento en los EE UU parece que la gestión del presidente Trump le ha pasado factura. Algo así se avanza en nuestro país, mes tras mes, en el barómetro que este periódico ofrece de manera periódica. Parece confirmarse una tendencia preocupante para el PSOE, en tanto que la lealtad de sus votantes es cada vez menor, en una tendencia que no se detiene desde mayo. A mayores, los votantes ubicados más al centro -que es donde está la gran mayoría- parecen abandonarlo de manera clara, una parte para ir a la abstención, pero otra hacia los otros dos partidos del ámbito constitucional. Esto, sumado a la fidelidad de sus votantes que muestran los tres partidos ubicado desde el centro hacia la derecha, explica el vuelco que anticipa esta encuesta y que habrá que ver si se mantiene en los próximos meses: caída de los partidos que apoyan al gobierno y llegada al menos a 180 escaños por parte de la suma PP C´s y Vox. La valoración de la actuación del gobierno sigue también en caída libre desde marzo y alcanza su peor registro desde que se comenzó la serie, siendo especialmente relevante la mala valoración que obtiene entre los votantes de centro.

Y un par de notas finales sobre la actualidad: una de ellas al hilo de la tramitación parlamentaria de la enésima ley nacional sobre educación y el riesgo que se corre al tomar banderas que no son las tuyas. A los votantes del PSOE no les preocupa la concertada, -poco más de un tercio está en contra de ella-, y sí que les preocupa que los ciudadanos puedan estudiar, en las regiones con lengua cooficial, en las dos lenguas que se hablan en el territorio: siete de cada diez votantes socialistas apuestan por no excluir al castellano de la educación en las CC AA bilingües. Y un apunte presupuestario: los votantes socialistas apostaban sin fisuras por que Ciudadanos en las combinaciones para aprobarlos. Menos de un 5% apostaba por el apoyo de Esquerra y EH Bildu. El cambio de rumbo tarda en modificar la posición, pero esta acaba variando, como bien saben en la Armada. Por eso es bueno recordar ese axioma de Kahneman, el único psicólogo que ha ganado el premio nobel de economía: “La tarea del que toma decisiones no es tener razón, sino calcular las probabilidades y jugar bien sus bazas”. Pues eso.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento