Álex González  Periodista

Los irascibles

El enfado constante es una de las muestras del odio.
El enfado constante es una de las muestras del odio.
Pexels

Todos tenemos derecho a pasar un mal día, donde nos molesta cada cosa que sucede. Desde los niños, a los ancianos; pasando por adolescentes, treintañeros o maduros pueden demostrar que no son seres humanos perfectos, y que el mal humor se apodera de su conducta durante un tiempo determinado. Lo que me llama la atención es que en nuestra sociedad el periodo entre la crisis que arrancó en 2008, y la actual, los ciudadanos han avanzado hacia un estilo de vida más irascible. Una cualidad que hace que las personas sean propensas a enfadarse o irritarse cuando algo no rema a su favor.

En el argot de los más jóvenes cuando alguien ha utilizado de mala manera su temperamento y acaba pidiendo perdón teniendo que asumir su error, suele utilizarse la expresión "recoger cable". Una pandemia donde la capacidad de sociabilización ha sido menor, una crisis económica que lleva al extremo las posibilidades de ocio, y una serie de catástrofes naturales que han afectado a varias zonas del país bien pueden acentuar una sensación cargada de ira. La gente no puede más, y lo acaba pagando con lo primero que se cruza. Una mala contestación, un desplante o una actitud desproporcionada. Equivocarse es parte de vivir, y el trabajo está en no tropezar de nuevo.

Cada uno de los estamentos de la sociedad respira un clima de irascibilidad que hace un par de décadas no era tan llamativo

Cada uno de los estamentos de la sociedad respira un clima de irascibilidad que hace un par de décadas no era tan llamativo. Quizá las redes sociales ayuden a palpar esa amarga sensación; pero ves políticos que buscan destruir al adversario en vez de construir de cara al beneficio común, aficionados al fútbol que se enfadan más porque gane el rival antes que por ver perder a su equipo, tertulias periodísticas polarizadas hasta extremos indeseables… que acaban dando sus frutos. Los ofendidos son personas que por cualquier motivo creen que se les está atacando, y que han nacido por esa evolución sociológica que nos deja un individualismo donde pensar en los demás es la última opción. 

La empatía está perdiendo terreno, y la psicología debe hacer su trabajo

La empatía está perdiendo terreno, y la psicología debe hacer su trabajo. Por suerte el debate sobre la salud mental está acercando cada vez a más gente a estos especialistas. Las consultas están llenas, y eso habla del mal momento que vivimos, pero también de la esperanza personal en resolver un conflicto que nos haga mejorar. Los irascibles no se dan cuenta de que la vida es eso que pasa entre preocupación y preocupación. Dicen que el 90% de las cosas que nos imaginamos no terminan sucediendo. Hakuna matata que dirían en suajili. Que los problemas no nos hagan sufrir.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento