Encarna Samitier  Directora de '20minutos'

Escalera Potemkin

El acorazado Potemkin
La mítica escena de 'El acorazado Potemkin'  dirigida por Einsenstein.
ARCHIVO

La historia se repite en forma de tragedia en Odesa, el puerto de Ucrania bombardeado por la armada de Putin. La escalera Potemkin, que une el casco viejo con la zona portuaria, fue diseñada en la primera mitad del siglo XIX para sustituir los viejos travesaños de madera por una majestuosa escalinata. Y se hizo famosa para siempre por una obra maestra del cine, ‘El acorazado Potemkin’, dirigida por Serguéi Einsenstein en 1925. El cineasta llevó a la pantalla, para mayor gloria del régimen soviético, una historia real, el amotinamiento de los marineros del barco contra los oficiales zaristas.

La escena de las escaleras, con el carrito del bebé que rueda sin control cuando su madre es tiroteada por los cosacos que disparan contra el pueblo indefenso, ha sido homenajeada en multitud de películas, como ‘Los intocables de Elliot Ness’, y también en dos capítulos de 'Los Simpson'.

"Cinco informadores han sido asesinados. Putin no quiere testigos, pero los periodistas siguen dando cuenta de sus crímenes"

 Serguéi Einsenstein tendría hoy mucho qué filmar para reflejar la resistencia del pueblo. Podría hacer ‘travellings’ en la maternidad de Mariúpol, donde la población está al borde de la muerte por sed e inanición; o en la cola del pan de Chernigov, donde diez personas fueron asesinadas mientras esperaban su turno, o en cualquiera de las ciudades bombardeadas sin piedad.

Pero no parece haber cineastas rusos en Ucrania. Sí hay periodistas que se juegan la vida para contar el horror de la guerra. Y algunos la pierden. Cinco informadores han sido asesinados en tres semanas. Putin no quiere testigos, pero los periodistas siguen dando cuenta de sus crímenes. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento