Jaume Barberà  Periodista

El primer debate de Aragonès

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, durante el debate de política general en el Parlament de Catalunya.
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, durante el debate de política general en el Parlament de Catalunya.
Job Vermeulen / ACN

Pere Aragonès ha protagonizado esta tarde su primer Debate sobre la orientación política general del Govern de la Generalitat (DPG). Digo "protagonizado" porque la presidenta del Parlament, candidata de Junts a la presidencia de la Generalitat, Laura Borràs, ya se ha encargado de complicar y/o oscurecer el debut en esa clase de debates del presidente Aragonès.

Borràs, seguidora acérrima del anterior presidente de la Generalitat, Quim Torra, el que fue injustamente inhabilitado por una pancarta, le ha querido homenajear una hora antes del inicio del debate. Un acto que pretendía ser mucho más de lo que ha sido, pero que al final, como todo en eso llamado “confrontación inteligente” acaba siendo café descafeinado o cerveza sin alcohol. Borràs a Torra: “Tenías que ser el presidente de la restitución y, por vergüenza nuestra, fuiste el presidente de la destitución”. Ya saben a quién van dirigidas esas palabras, ¿verdad?

A estas alturas de la película, cuando desde la presidencia de la Generalitat (ERC) se apuesta por el diálogo y desde la vicepresidencia de obediencia belga (Waterloo) se hace todo lo inimaginable para que no sea posible, un servidor no entiende por qué gobiernan juntos, de verdad.

Son constantes los reproches de Junts a ERC por la mesa de negociación con el gobierno español, pero que constantes. Lo hacen todos los de Junts: mañana, tarde y noche, y en todos los foros. Cuando Puigdemont fue detenido en Italia, pareció como si lo hubiera ordenado Oriol Junqueras a tenor de la agresividad discursiva que utilizaron todos los cargos postconvergentes.

ERC puede pensar que la moderación les garantizará volver a ganar otras elecciones a la Generalitat y, por esto, se tragan todos los sapos que Junts les pone encima de la mesa sin apenas disimulo. Habría que recordar que solo con moderación no se ganan elecciones. Hay que gobernar, es decir mandar, tomar decisiones.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento