Raquel Checa  Responsable del programa Desigualdad Cero de Oxfam Intermón

Jóvenes ante un presente en crisis y un futuro incierto

Oficina, ordenadores, trabajo, trabajando, empleo, desempleo, paro, trabajador
Una mujer joven trabajando frente a un ordenador.
EUROPA PRESS

Mucho se habla de los jóvenes últimamente en los medios de comunicación, pero no siempre para colocar en el debate público las propuestas o los retos que tienen y que tenemos como sociedad con la juventud, sino más bien para estigmatizarlos y tacharlos de irresponsables ante la Covid-19.

La crisis actual está incrementando la desigualdad en diferentes partes del planeta, y sabemos que la juventud, junto con otros colectivos en riesgo de exclusión social, está pagando la cuenta de esa desigualdad.

La realidad es que la crisis que estamos viviendo todas, les afecta especialmente a ellos. Según nuestro informe Superar la pandemia y reducir la desigualdad, lanzado a inicios de este año, entre las personas jóvenes la desigualdad en los ingresos salariales aumentó 1,6 veces por encima del promedio, mientras que la tasa de desempleo llega al 55% entre las personas menores de 20 años.

Pero no se trata solo de un problema del presente, sino también de un futuro incierto para toda la juventud, donde acceder a un trabajo digno que les dé la oportunidad de emanciparse, por ejemplo, es algo inalcanzable para la mayoría de ellos. En España tenemos la tasa de paro juvenil más alta de la Unión Europea, duplicamos la media europea, según Eurostat, llegando al 38% de paro juvenil, siendo aún más elevado en el caso de mujeres jóvenes y jóvenes nacidos fuera de España.

A esa realidad se suma la precariedad laboral de este colectivo en forma de contratos temporales y/o con jornadas a tiempo parcial. La incidencia entre los y las trabajadoras jóvenes (entre 16 y 24 años) de la temporalidad es del 64% y la de la parcialidad, del 38%, casi el triple que sus respectivas tasas entre la población activa general, según datos del primer trimestre de la EPA 2021.

Ante esta situación, los jóvenes no han cesado en su derecho a exigir cambios, denunciando la desposesión que sufren de un presente y futuro digno. Existen muchos movimientos organizados de jóvenes y procesos de debate que han generado propuestas concretas que hasta han sido elevadas al Congreso y al Ejecutivo, como la reciente iniciativa El futuro es ahora.

"No podemos salir de esta crisis sin asegurar que resolvemos los problemas actuales que enfrentan los jóvenes, con ellos y ellas incorporados en la ecuación"

Los jóvenes sí tienen propuestas, sí tienen voz y tienen claro lo que quieren. Se mueven y actúan desde hace tiempo para que otras partes de la sociedad los escuchen y actúen con ellos. No podemos hablar de futuro sin resolver el presente. Y no podemos salir de esta crisis sin asegurar que resolvemos los problemas actuales que enfrentan los jóvenes, con ellos y ellas incorporados en la ecuación.

Uno de los próximos hitos será la reforma laboral, que vuelve a estar en primera línea de la agenda política y mediática, y donde es clave que se aborde con responsabilidad la realidad laboral de los jóvenes y sus necesidades, por ejemplo, la simplificación de las modalidades contractuales para lograr una reducción significativa de la temporalidad injustificada. El Gobierno tiene el compromiso de firmar un acuerdo de reforma laboral antes del 31 de diciembre. Desde Oxfam Intermón, junto con otras organizaciones y movimientos de jóvenes, estaremos atentos y exigiendo cambios reales a favor de los jóvenes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento