Vicente Vallés  Periodista

Urge vacunar a los jóvenes

Jóvenes gallegos a su regreso de Mallorca.
Jóvenes gallegos a su regreso de Mallorca.
EFE

Una de las pocas buenas noticias que hemos tenido durante los muchos meses que dura ya la calamidad sanitaria provocada por el coronavirus es el funcionamiento del plan de vacunación en España. Empezó con dificultad a finales de diciembre de 2020, porque la negociación inicial de Bruselas con las farmacéuticas fue poco diligente y porque costó que la maquinaria de la sanidad pública española se pusiera a trabajar en plenitud de sus capacidades.

Sin embargo, las autoridades europeas supieron reorientar los acuerdos con los fabricantes de las vacunas y nuestro sistema sanitario alcanzó pronto velocidad de crucero. La UE compra las dosis, el Gobierno central las distribuye y las comunidades autónomas las administran. A pesar de las disfunciones sufridas en el primer momento, el proceso de vacunación ha demostrado que las diferentes administraciones públicas pueden trabajar conjuntamente y poner en marcha un complicadísimo operativo como el que supone vacunar a la totalidad de la población en tiempo récord.   

Los meses que han pasado han permitido vacunar a los españoles de más edad, lo que ha salvado miles de vidas y ha reducido la presión hospitalaria. El sistema ha funcionado y es un ejemplo a seguir cuando surjan problemas similares o de otro tipo.   

Ahora tenemos un nuevo reto, y no es sencillo. Con el final del curso, muchos jóvenes se han lanzado a algo que es propio de su condición: disfrutar de la vida. Está en su naturaleza y, además, tienen muchas ganas acumuladas después de tantos meses de duras restricciones. Pero no se analizó lo suficiente el riesgo que eso podía suponer en este inicio del verano. 

El contagio masivo en Mallorca, esparcido después por toda España, ha provocado ya un aumento de la incidencia de la pandemia en el país. Pero el crecimiento de la incidencia es aún más preocupante en la franja de edad más joven. Y esa es, precisamente, la franja de edad que no está vacunada y a la que aún le quedan semanas, si no meses, para vacunarse según el plan actual. ¿Se puede esperar tanto? Es evidente que episodios como el de Mallorca se pueden repetir a lo largo de los meses de julio y agosto, porque el verano invita a ello.

Algunas comunidades ya han tomado la decisión de adelantar el plan para vacunar a los mayores de 16 años. Pero es cierto que, como han señalado varios presidentes autonómicos, no hay dosis suficientes para administrarlas a la vez a la franja de edad de 16 a 30 años y a quienes tienen entre 30 y 45, que es a los que está previsto vacunar en estos días.   

No es un problema de solución fácil, pero hay que intentar resolverlo actuando con rapidez. Será bueno hacerlo, porque el objetivo de la inmunidad de grupo es posible y necesario. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento