Banca y 'humanidad'

Cajero
Cajero instalado en una oficina de Correos.
Correos

No albergo ninguna duda al respecto. Las empresas, los negocios y la banca han de adaptarse a las exigencias del mercado. De no ser así, en un sistema económico como el vigente su supervivencia no estaría garantizada. El uso creciente de las nuevas tecnologías y las operaciones online ponen en cuestión muchos de los viejos esquemas y hábitos de trabajo. 

Por otra parte, es evidente que la irrupción del virus ha sacudido la sociedad generando nuevos escenarios. El teletrabajo ha venido para quedarse, al igual que la paquetería y los ‘riders’. Así las cosas, algunos grandes de la banca han decidido renovarse para competir. 

Las cifras de destrucción de puestos de trabajo que se barajan son escalofriantes, y enorme su repercusión social 

Nada que objetar al respecto, pero sí a las consecuencias y a la forma. Las cifras de destrucción de puestos de trabajo que se barajan son escalofriantes, y enorme su repercusión social. No sería justo que el mantenimiento de los beneficios, que los hay, se hiciera únicamente cerrando sucursales y laminando empleo. 

Cualquier viabilidad empresarial debería tener como objetivo prioritario evitar el conflicto y minimizar el coste social. Llámenme anticuado si les apetece, pero un servidor de ustedes añora el trato humano que me dispensaban en la recién clausurada oficina bancaria de mi barrio. 

Ahora pónganse por un instante en la piel de los ciudadanos de miles de pueblos de nuestro país, que están viendo desaparecer su única oficina. La banca sigue obteniendo suculentos beneficios, ergo, no sería descabellado exigirle que se revigorice con un poco de ‘humanidad’.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento