Fernando Baeta  Subdirector del área editorial de Medios de Henneo
OPINIÓN

Gabilondo

Gabilondo pide no banalizar el discurso de la ultraderecha
Ángel Gabilondo, candidato del PSOE a la presidencia de la Comunidad de Madrid, durante un acto de campaña para las elecciones del 4-M.
Europa Press

El PSOE ya le ha dado la espalda a Gabilondo. No cree en él, nunca segundas partes fueron buenas y solo ha llegado otra vez a los carteles por imperativo legal, porque no le dio tiempo a nombrarlo defensor del pueblo… con el apoyo del PP. Ahora lo fía todo al bloque, a que se pegue a Iglesias, al ascenso de García, a que la suma de los partidos de izquierda cambie la dirección de las agujas del reloj. Huelen los socialistas el fracaso que viene; que Madrid sigue siendo territorio hostil, más incluso que antes, y que continúan anclados en esa esquizofrenia autodestructiva que los tiene maniatados desde hace décadas. Incluso contando con la ayuda de la Guardia Civil. "Nunca acertamos aquí", suele decir Sánchez.

Y solo en este contexto redondil, que nos retrotrae a la convulsa Federación Socialista Madrileña (FSM), se comprende el devenir de su maleable candidato, que en pleno viaje al centro se vio obligado a girar a la izquierda; a cambiar, en escasos días, del "con este Iglesias, no" a decirle al líder de Podemos "querido Pablo" y hacer un seguidismo suicida de la estrategia morada que ha provocado que Más Madrid le pise los talones y pueda alcanzarle. En muy poco tiempo ha pasado de la sosería al moño y se ha visualizado lo que se intuía: que es una marioneta manejada por Moncloa.

Dicen los socialistas que están diseñando el camino para las autonómicas del 23, que la salida de Franco al Consejo Superior de Deportes (CSD) fue el primer paso, y que invitarle a abandonar la secretaria general puede ser el segundo. Que esto es un simple ensayo, que hay que echarle un ojo a su lista del 4-M para saber por dónde viene el futuro… Pero lleva el PSOE tantos y tantos años pensando en las elecciones del futuro en Madrid que siempre acaba olvidándose de las del presente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento