Manuel Mostaza Barrios  Politólogo y Director de Asuntos Públicos de ATREVIA
OPINIÓN

¿Cuántos catalanes votarán?

Arranca la campaña electoral de las elecciones catalanas del 14F
Salvador Illa, candidato del PSC, junto a Pedro Sánchez.
Europa Press

Como ha ocurrido de manera habitual en las elecciones autonómicas en Cataluña, vamos a poder barruntar el resultado final de los comicios antes de que se cierren las urnas. Cuando sepamos cómo va la participación a media tarde, podremos intuir quién va a salir bien o mal parado de estas elecciones. Siempre ha sido así: una participación alta beneficia a las opciones constitucionalistas, mientras que una participación baja, ligada a una desmovilización de estos votantes, sobre todo en la provincia de Barcelona, suele llevar aparejada una victoria de las opciones que hoy son partidarias de la secesión.

Los datos de la encuesta que publica este jueves este periódico nos anticipan algunos detalles que son de interés para ver qué es lo que puede pasar: siete de cada diez catalanes se muestra contrario a que, en medio de la tercera ola de la pandemia, se celebren estos comicios, y es curioso cómo este rechazo es de las pocas cosas que une a los catalanes ubicados en los dos bloques que se han consolidado en Cataluña en los últimos años. El problema para las fuerzas constitucionalistas es que este rechazo no se produce por igual. Un 18% de los votantes menos catalanistas declaran que la celebración de los comicios en medio de la pandemia hará que no vayan a votar, pero este rechazo baja hasta menos de un 5% entre los votantes más catalanistas.

Siete de cada diez catalanes se muestra contrario a que, en medio de la tercera ola de la pandemia, se celebren elecciones

Con este escenario, no sería extraño, por lo tanto, que el bloque secesionista vea reforzados sus resultados en relación a los comicios de 2017 y que, ante la baja fidelidad de voto que muestra ERC, sea el partido Junts per Catalunya, liderado por el expresidente Puigdemont, el que gane las elecciones. En el lado constitucionalista, los datos parecen avalar la apuesta del PSC de optar por una candidatura que prima el eje de la izquierda frente al catalanista, ya que consigue arrebatar votos por su derecha a Ciudadanos, el partido que se presume el gran perdedor de los comicios (pasando de primera fuerza a cuarta), y por su izquierda a la candidatura vinculada a Podemos.

Tanto es así que los votantes de ambas formaciones prefieren a Illa como presidente antes que a sus propios candidatos, lo que da una buena idea de la centralidad del exministro entre ese electorado en Cataluña. La gran sorpresa en el ámbito de la derecha no secesionista es el buen resultado que se augura a un Vox, que arrebataría más de un tercio de sus votantes al PP y casi uno de cada cuatro a Ciudadanos, los dos partidos con menor fidelidad entre sus votantes.

En cualquier caso, son aún muchos los catalanes que no han decidido su voto, por lo que, a más de una semana de los comicios, queda aún mucho partido por jugar. Y todo esto sin contar con el voto por correo, que tiene toda la pinta de ser muy importante en esta ocasión…

Mostrar comentarios

Códigos Descuento