El problema eres tú, Sánchez

Noelia Núñez  Diputada del PP en la Asamblea de MadridOPINIÓN
Iván Redondo.
Pedro Sánchez junto a Iván Redondo.
ARCHIVO

Un caluroso fin de semana de julio. Estamos en plena ola de calor y, por si no fuera suficiente, vivimos una de las mayores crisis de Gobierno. Sánchez ha decidido adelantar las vacaciones de la mayor parte de los ministros del PSOE y de, quizá lo más sorprendente, su jefe de gabinete.

Ábalos, Calvo, Duque, Celaá, Uribes, Campo y Laya son ya historia para Sánchez. Ni su más fiel escudero, José Luis Ábalos, o su jefe de gabinete, el cual estará esperando en el barranco, han resistido a esta escabechina veraniega. Y es que Sánchez no perdona a quien le deja en ridículo porque su ego no se lo permite, por muy mano derecha que sea. No se olviden de que estamos ante un narcisista de manual, que no entiende ni de principios ni de lealtad.

"Sus ministros han resultado ser cromos para Sánchez, cambiándolos a su capricho solo para que él pueda continuar en la Moncloa"

A nadie se le escapa que la popularidad de este Gobierno está en sus horas más bajas. Un Gobierno extremista y radicalizado, al que los indultos no le han salido como esperaba. Sus socios, hambrientos de poder, no se conforman y piden el menú completo de la autodeterminación. Sin carne, eso sí. Como le gusta a Garzón.

El problema es que, por mucho que haya cambios, lo podrido es la raíz. El culpable de toda esta situación solo tiene un nombre: Pedro Sánchez Castejón. Porque sus ansias de poder le han llevado a cometer el fatal error de autocensurar su Gobierno en menos de dos años. Sus ministros han resultado ser cromos para Sánchez, cambiándolos a su capricho solo para que él pueda continuar en la Moncloa. Bécquer podría decir hoy: "¿Cuál es el problema?", dice Sánchez mientras cesa a todo su gobierno; "¡Cuál es el problema! ¿Y Sánchez lo pregunta? El problema... eres tú".

Convoque elecciones, presidente. Ya no tiene otra opción.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento