OPINIÓN

Ni feo, ni viejo, el rostro se entrena con yoga facial

Herbera Bio.
Herbera Bio.
ARCHIVO

Los músculos de la cara solo se diferencian de los del resto del cuerpo en que son más pequeños. Pero al igual que unos glúteos si no se ejercitan se caen, el cuero cabelludo que no se moviliza pierde el pelo. En belleza, si quieres juventud, hazlo tú. No soy de dar consejos, pero estos 16 años como periodista de belleza y tras probar mucho tratamiento sé que el mejor hábito beauty es el Yoga Facial, dormir bien y comer mejor.

El resto es complementario. Con resto me refiero a cualquier tratamiento en el que máquina o manos de profesionales hagan un tratamiento mientras descansamos plácidamente en la camilla. Complementos maravillosos a los que me someto en cuanto puedo, pero que a diario no los aguanta ningún bolsillo, ni por sí solos tonifican de forma duradera. Y eso es exactamente lo que el rostro necesita: entrenamiento diario.

El yoga facial, en mi experiencia, es la mejor disciplina para mejorar el rostro. Con fieles seguidoras como Meghan Markle, Gwyneth Paltrow, o Madonna, los resultados son visibles en cuanto mejora de la flacidez, de la calidad de la piel y de definición de músculos como pómulos, mandíbulas, párpados además de calidad y cantidad de cabello sin necesidad de bótox.

Pero ojo, no se trata solo de tablas de ejercicios. Cada entrenamiento debe ir acompañado de automasaje y respiración para favorecer la oxigenación de los tejidos de forma holística. Esto me lo explicó muy bien hace 5 años Diana Bordón cuando empecé a practicar con su método Facial Yoga Plan. 

“Al final, no se trata solo de tener una buena apariencia física: el rostro debe ser un reflejo de nuestro corazón”. En esto del yoga facial es importante el método/entrenador hasta que se aprenden las posturas correctas, en la cantidad de series y segundos apropiados para cada músculo de la cara, el cuello o la cabeza. Hacer ejercicios sueltos (mirada, labio, pómulos), cómo últimamente se ve, tiene el riesgo de caer en el desequilibrio y crear arrugas en las zonas menos trabajadas y debilitadas. Por eso hoy aquí no os dejo ejercicios para tonificar ninguno de los 57 músculos del rostro, sino que os recomiendo poneros en manos de un profesional y dedicar 15 minutos diarios para trabajar el rostro.

Para ampliar la tonificación de los ejercicios hay herramientas. Ahora de todas las formas y colores, pero si podéis descartad el plástico, hacedlo. No tiene ni de lejos las propiedades energéticas de las piedras semipreciosas del jade (salud y bienestar) y el cuarzo rosa (belleza). Hablo del Guasha y el rodillo de jade que favorecen la circulación y el efecto lifting sobre la piel.

Antes de usarlas hay que tener la piel bien hidratada.
Antes de usarlas hay que tener la piel bien hidratada.
HOLIDERMIE

El Rodillo de jade ayuda a activar la circulación y las linfas para oxigenar y eliminar toxinas a la vez que trabajan sobre las líneas de expresión para suavizarlas. Mientras que el “Guasha” trabaja la piel con efecto tensor como un lifting.

Para frenar la caída desde el cuero cabelludo también se usa el guasha. Y acaba de salir un cepillo japonés (Uka Kenzan) que masajea con acupuntura. Un híbrido entre el cepillo antienredos y un masajeador del cuero cabelludo, que está arrasando en ventas en Japón.

A la hora de aplicar las cremas es tan importante el producto como la manera de hacerlo. Esto funciona con lógica, como el resto de la vida. Hacia arriba mejor que hacia abajo. Mimos tan necesarios como los tratamientos que podemos compaginar para que con constancia y rutina veamos resultados en 21 días. Que como decía Samanta, es el tiempo que tardamos en asimilar un hábito.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento