Mercè Perea  Diputada del PSC en el Congreso y portavoz de la Comisión del Pacto de Toledo del GPS

El sistema de protección social como seña de nuestra solidaridad

Arranca el debate de los PGE de 2022 en el Congreso
El comienzo del debate de los PGE de 2022 en el Congreso de los Diputados.
Europa Press

Acabamos de rechazar las enmiendas a la totalidad de los PGE para 2022. Los más sociales de la historia. Seis de cada diez euros son para inversión social. Los PGE como instrumento básico del Gobierno para aplicar sus prioridades políticas marcan unas líneas estratégicas a desarrollar en el año siguiente, y la inversión social, que no gasto, es una de ellas.

Si estudiamos las líneas generales, desde los datos macro, poco a poco se van desmenuzando políticas dirigidas a los impersonales datos micro. Sin embargo, estos Presupuestos no son impersonales. Sus políticas tienen nombres y apellidos.

Es el momento de fijar prioridades y las asociaciones, partidos y particulares se afanan por pedir a los grupos parlamentarios que se posicionen en sus peticiones. Desde el IPC por los pensionistas hasta las inversiones en los territorios.

Quiero expresar aquí mi convencimiento como ciudadana de que el sistema de protección social es nuestra seña de identidad de solidaridad

Pero hay peticiones que merecen una especial atención y detenimiento. Desde hace meses mi compañero Guillermo Meijón y compañera Ana Prieto, ambos diputados por Galicia, me insisten en dar respuesta a las familias que se encuentran en un momento difícil. Madres y padres que han tenido que reducir un 50% su jornada laboral para cuidar a su hijo o hija menor de edad con una enfermedad grave. Familias con un día a día suficientemente duro y complicado que tuvieron respuesta de los poderes públicos gracias al Gobierno socialista de Zapatero. Ya que fue en 2011 cuando se aprobó una prestación nueva de la seguridad social para el cuidado de menores afectados por cáncer u otra enfermedad grave, que benefició a 8.342 familias.

Quiero expresar aquí mi convencimiento como ciudadana de que el sistema de protección social es nuestra seña de identidad de solidaridad. Es un sentimiento de pertenencia a una sociedad comprometida con un proyecto común. Esta prestación es una demostración más de la generosidad del sistema de protección social y de la sensibilidad de un Gobierno como lo fue el de Zapatero, en un momento, por cierto, de plena crisis económica financiera.

Hoy nos encontramos con que los menores llegan a la mayoría de edad y esta prestación se extingue. La inquietud con la que viven las familias es indescriptible. A su desazón por tener a su hija o hijo aún convaleciente, se suma la incertidumbre de su futuro inmediato al perder la protección, tanto de una parte de sus ingresos como de su cotización en la Seguridad Social.

Esta inquietud ha llegado a la sede parlamentaria. Hace escasas semanas, se aprobó en la Comisión de Trabajo del Congreso, por unanimidad, dar respuesta a la reivindicación de familias, padres y madres con hijos e hijas menores con enfermedades graves y, por otra parte, dar respuesta a su menor cotización o incluso a la interrupción de su carrera laboral.

Porque tan importante son los macro como los micro. La tranquilidad y el sosiego de estas familias bien lo merecen

Por unanimidad se aprobó la iniciativa y las familias están esperando una respuesta que resuelva. Los y las socialistas lo tenemos claro. Decía la diputada socialista Raquel Pedraja que esta situación es merecedora de una respuesta unánime y, por ello, urge llevar a cabo un estudio que permita determinar qué familias podrían beneficiarse de esta prestación, sabiendo que se trata de una prestación económica de carácter temporal. Porque tan importante son los macro como los micro. La tranquilidad y el sosiego de estas familias bien lo merecen.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento