La nueva normalidad 

Confieso que cuando leí 'La peste' de Camus, tuve la sensación de que aquello quedaba muy lejos. Sencillamente era una historia para reflexionar sobre la existencia del hombre.

Hoy se ha hecho realidad, al igual que en Orán, en España nos enfrentamos a la primera gran epidemia de la era de la globalización. El enemigo a combatir es invisible y a pesar de toda la tecnología el virus nos ha cogido desprevenidos, provocando desconcierto es una sociedad que se creía casi invencible.

Camus escribe “La ciudad será puesta en cuarentena y muros adentro se verá lo mejor y lo peor de la especie humana. Falta suero. Y hay quienes prefieren no alarmar, que mejor esperar y que veremos si es para tanto” ¿Les suena? Parece una premonición.

Una cosa es no alarmar e incluso ser benevolentes ante lo desconocido y otra cosa es el engaño consciente y la ignorancia ideológica de las recomendaciones buscando la obtención de otros réditos políticos. Ignorancia que nos ha llevado a uno de los peores escenarios imaginables.

En este severo aislamiento impuesto por el Gobierno en el que como dice Camus se puede “sentir el tiempo en toda su lentitud”, escuchamos a un Presidente que nos obsequia con citas grandilocuentes olvidando que las palabras, si no van acompañadas de hechos, no sirven para nada.

Pedro Sánchez les preguntó a los españoles qué estaban dispuestos a hacer por su país. Y lo hizo cuando llevaban más de 30 días recluidos estoicamente en sus casas. Españoles que se hacen preguntas de porqué España han muerto tantas personas o se han contagiado más sanitarios que en ningún otro sitio del planeta. Eso ha generado miedo.

El crédito de una declaración al igual que la autoridad moral de un Presidente, no se puede decretar. Se basa en la coherencia y la verdad. Pero nuestro Presidente acostumbrado a engañarse a sí mismo desconoce el significado de esas palabras.

Es gravísimo como se ha gestionado la pandemia ,pero lejos de admitir errores Sánchez ha optado por esconderlos y para ello no ha dudado en restringir la libertad algo que puede parecer secundario comparándolo con la vida... Y a eso le ha llamado “ La nueva normalidad.

La nueva normalidad es vivir es un estado de alarma que de facto es de excepción. Todo comenzó con la censura a las preguntas de la prensa, siguió con el dispendio de millones a televisiones para que solo contaran la verdad y los bulos oficiales . Prosiguió este gobierno con la intervención de waps y su censura y como colofón el CIS propone una única fuente de información, la oficial. A eso hay que sumar el cierre de facto del Congreso, el cierre del portal de trasparencia, el cierre del Poder Judicial, el planteamiento de que instruyan los fiscales los sumarios. (Sánchez está pensando en el día después , le quita el sueño el art 102 de esa Constitución que tanto cita el “afortunado del jardín “ )y quien mejor que Dolores Delgado para echar una mano. Y para finalizar la suplantación de la figura del Jefe del Estado en esas comparecencias eternas y vacías.

Estas restricciones de libertades impuestas por el Gobierno de Sánchez no persiguen otra cosa que ocultar la verdad con el objetivo de permanecer instalado en la Moncloa .El Presidente del Gobierno nos dice que todo se hace , para proteger nuestras vidas. Se olvida que las vidas de los españoles se protegen cuidando a los sanitarios y dotándolos de material.

Pedro Sanchez y Pablo Iglesias han encontrado un aliado en su estrategia de seguir en la Moncloa y lo han sumado a su causa: el miedo, ese miedo que provoca el Covid-19.

Nos ha costado mucho construir este país y su régimen de libertades y no puede ser que el miedo que invade a los ciudadanos, el Presidente del Gobierno lo use para recortarlas .Si vence miedo , España se debilita y sus ciudadanos también.

Covid-19 ha establecido la dictadura del miedo y Sánchez lo aprovecha para decretar a su antojo . Si no reaccionamos pagaremos caro esta debilidad. Y no solo estoy hablando de salud, de economía o nuestro bienestar. Hablo de algo mucho más básico: poder pensar o decir lo que nos apetezca o poder criticar o poder leer el periódico que nos plazca. Por muy increíble que parezca eso es lo que nos estamos jugando en esta pandemia . Matrix con la excusa de el virus es el modelo elegido por Sánchez con el fin de salir victorioso de esta crisis.

Parafraseando a Camus “ una prensa libre puede ser buena o mala , pero sin libertad ,la prensa nunca será otra cosa que mala” . Viene a cuento esta cita porque el autor hace esa afirmación cuando reflexiona sobre las tiranías llegando a la conclusión de que estas no se construyen sobre la virtud de los tiranos sino sobre la cobardía de los demócratas. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento