'Insilio'

Mario Garcés Jurista y escritorOPINIÓN
Rubén Doblas Gundernsen, más conocido como El Rubius.
Rubén Doblas Gundernsen, más conocido como El Rubius.
TWITTER / ElRubius

En el terrario de las ideas del vicepresidente Iglesias, Carles Puigdemont es un exiliado. Si la conclusión es grave en sí misma, no menos comprometido es el argumento que utilizó. Lo vamos a poner fácil para que todo el mundo lo entienda. Sustituyamos a Puigdemont por El Rubius, que ha tomado las de Villadiego para domiciliarse en Andorra y dejar de pagar impuestos en España.

Y vean cómo queda la frase que pronunció el inquilino Iglesias, el de las ideas del Estado sin derecho: "¿Es El Rubius un exiliado como los republicanos del 39? Yo digo que sí: El Rubius llevó sus ideas tributarias hasta el extremo que se tuvo que exiliar en Andorra. Eso no quiere decir que comparta lo que hiciera, pero creo que lo hizo motivado por sus convicciones". 

En la enciclopedia de Twitter leí esta reflexión y me pareció una síntesis perfecta del principio de legalidad que debería enseñarse en todas las facultades de Derecho de España. Iglesias no pasaría de la primera lección.

El 'insilio' es una forma de autoexpulsión del ser humano, marcada por el silencio, por el pensamiento evasivo, por el miedo

Por contraponer discursos, probablemente habría que hablar de insilio, una voz no reconocida por nuestra RAE y que sin embargo se utiliza en muchos países de América Latina. El insilio es un estado psicológico de extrañamiento, donde una persona en su propio país se siente extraña. Es un destierro en sí mismo para combatir la hostilidad social y sobrevivir a la opresión de todo un sistema de acorralamiento totalitario.

Pongamos que hablamos del País Vasco, de Patria, de esa región en la que la sumersión emocional era la única vía sólida de refugio para evitar la enajenación. Es una forma de autoexpulsión del ser humano, marcada por el silencio, por el pensamiento evasivo, por el miedo. 

Pero también en España hubo diásporas internas, desplazados dentro del mismo país, huyendo del horror totalitario del pistolerismo y del chantaje. ‘Migrantes self’ que no huyeron a Bélgica evitando la acción de la justicia, sino que huyeron a otros puntos de España para evitar la muerte segura.

Así es España: a los delincuentes se les mitifica con el romanticismo del exilio y a los que cumplen la ley se les hostiga

Pero hay otra forma reciente de insilio, muy parecido al que sufrió el escritor Lezama Lima por el régimen cubano, el mismo régimen que algún ministro alaba. Permaneció muchos años encerrado en su casa por sus ideas liberales, mientras Castro anestesiaba a los cubanos con un sopor somático de venganza. Una sociedad que revivió sus duelos porque era incapaz de afrontar sus retos.

Así es España. Un país en el que a los delincuentes se les mitifica con el romanticismo del exilio y a los ciudadanos que cumplen la ley se les hostiga con las obsesiones de un pasado ya superado. Y la nieve no ayuda a despejar la visión del paisaje. Insiliados.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento