La lección 'junior' para Eurovisión

La representante española en Eurovisión Junior, Melani García, ha quedado en tercera posición en el certamen con su canción Marte. Polonia ha repetido victoria por segundo año consecutivo: Viki Gabor, representante del país anfitrión, se ha proclamado vencedora (278 puntos) con su canción Superhero en una gala celebrada en la ciudad de Gliwice.
La representante española en Eurovisión Junior, Melani García, ha quedado en tercera posición en el certamen con su canción Marte. Polonia ha repetido victoria por segundo año consecutivo: Viki Gabor, representante del país anfitrión, se ha proclamado vencedora (278 puntos) con su canción Superhero en una gala celebrada en la ciudad de Gliwice.

El pasado fin de semana se celebró en Polonia el festival de Eurovisión en su versión infantil. Desde el año 2006 nuestro país no participaba en el certamen de niños, pero este año, muy acertadamente, los de RTVE decidieron volver al concurso, optando por la selección interna al escoger al artista que nos representaría sobre el escenario polaco.

Sergio, Antonio José, Dani Fernández y María Isabel, quien ganó en el año 2004 gracias al arte que le puso a su Antes Muerta Que Sencilla, habían sido hasta ahora los chavales que habían participado en la versión 'peques' del festival, pero ha sido este año, con Melani, cuando muchos nos hemos enganchado a este concurso y lo hemos vivido casi con tanta emoción como el Eurovisión de adultos.

Ni ha sido un éxito de audiencia, ni hemos ganado, pero hemos quedado terceros y nos hemos llevado un fantástico sabor de boca y una lección que marcará nuestro 'eurocamino' para el futuro.

El hecho de haber elegido primero a una cantante para luego escribirle un tema a su medida es un acierto. El que esa artista esté sobradamente preparada y que cuente con una gran experiencia respondiendo entrevistas, y que incluso hable otros idiomas de manera fluida, es un lujo que juega muy a nuestro favor. Que nuestra canción tenga un mensaje de concienciación con mucho que contar a nivel internacional, y que venga perfectamente apoyado por una puesta en escena sencilla pero efectiva es algo que durante años parecía que se nos había olvidado...

Se han hecho las cosas bien y se nota. Estoy convencido de que el próximo mes de mayo, cuando Blas Cantó represente a España en Eurovisión, mi sensación será la misma: un buen artista con una canción buena y adecuada. Un mensaje y una puesta en escena acorde a lo que somos, queremos y podemos aspirar. Con clase, elegancia y ganas. Buen trabajo. Enhorabuena.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento