Felipe Campos Consejero Delegado de Aigües de Barcelona
OPINIÓN

La fuerza de las alianzas

De izquierda a derecha, la alcaldesa de Sant Adrià de Besòs; la alcaldesa de L'Hospitalet; Felipe Campos, consejero delegado de Aigües de Barcelona; Josep Quitet, presidente de Cruz Roja en Cataluña; la alcaldesa de Santa Coloma y el de Cornellà.
De izquierda a derecha, la alcaldesa de Sant Adrià de Besòs; la alcaldesa de L'Hospitalet; Felipe Campos, consejero delegado de Aigües de Barcelona; Josep Quitet, presidente de Cruz Roja en Cataluña; la alcaldesa de Santa Coloma y el de Cornellà.
AIGÜES DE BARCELONA
De izquierda a derecha, la alcaldesa de Sant Adrià de Besòs; la alcaldesa de L'Hospitalet; Felipe Campos, consejero delegado de Aigües de Barcelona; Josep Quitet, presidente de Cruz Roja en Cataluña; la alcaldesa de Santa Coloma y el de Cornellà.

Crisis sanitaria. Covid. Restricciones. Confinamiento. Llevamos dos años adaptándonos día a día a un contexto de incertidumbre marcado por la pandemia y todos sus efectos. La crisis social y económica es claramente uno de ellos. Según el Barómetro del Tercer Sector Social del área metropolitana de Barcelona, el 92% de las entidades sociales han tenido que intensificar sus esfuerzos dirigidos a la atención de personas en situación de vulnerabilidad en los últimos tiempos. Y cerca de un 30% de las familias están en riesgo de exclusión social, el doble que antes de la pandemia, según el informe de la Fundación FOESSA, entidad de Cáritas.

En este contexto de creciente pobreza y desigualdad, debemos actuar unidos. Si algo hemos aprendido durante la pandemia mundial que nos ha tocado vivir es que los grandes retos se superan juntos, de la mano de los distintos agentes sociales. 

El Objetivo de Desarrollo Sostenible número 17 ha adquirido una relevancia indiscutible: las alianzas se han convertido en una herramienta poderosa e imprescindible para impulsar objetivos conjuntos y generar valor social. Es necesario seguir reforzando la colaboración público-privada para poder afrontar y acelerar una transformación social que se concrete en acciones, a fin de garantizar un futuro más próspero y digno a todas aquellas familias que se encuentran actualmente en una situación de precariedad y vulnerabilidad.

Desde la voluntad de impulsar iniciativas de reconstrucción económica, social y medioambiental, a través de la escucha activa, el diálogo y la cocreación, en Aigües de Barcelona propusimos hace un año a los diferentes ayuntamientos un pacto social que nos permitiera encontrar soluciones conjuntas a los retos sociales derivados de la crisis sanitaria. Un pacto social basado en la cooperación y el diálogo para desarrollar iniciativas solidarias y sociales que permitan reducir las desigualdades y fomentar un empleo de calidad con una mirada social, sin olvidar la reconstrucción verde que también precisan los municipios. 

Hoy podemos decir que, a través del pacto social desplegado de la mano de 17 municipios del área metropolitana de Barcelona, se están llevando a cabo 33 programas sociales, en alianza con 24 entidades del tercer sector, y que ya han beneficiado a cerca de 7.900 personas.

"Programas como el ONA contribuyen a una transformación social necesaria"

El programa ONA (la sigla en catalán de Empleo, Necesidades Básicas y Empoderamiento), dirigido a fomentar el empleo de personas en situación de vulnerabilidad, es un claro ejemplo. El ONA, desarrollado gracias a la colaboración con Cruz Roja y que ha conseguido una ratio de finalización del 86%, es un programa innovador y transformador que busca mejorar la empleabilidad y el desarrollo de competencias de las personas beneficiarias de la tarifa social del agua, sin olvidarnos de la cobertura de sus necesidades básicas.

El primer piloto del programa ONA en Barcelona ha superado el primer escalón con éxito, y ha logrado que el 55% de las personas que finalizaron los itinerarios de orientación y formación consigan su objetivo: un contrato laboral. Un reto que, sin duda, las ayudará a mejorar su calidad de vida y salir de su situación de vulnerabilidad. 

Una vez finalizado el piloto en Barcelona, el programa ONA se está implementando también en otros 4 municipios del área metropolitana de Barcelona: L’Hospitalet de Llobregat, Cornellà, Santa Coloma de Gramenet y Sant Adrià de Besòs.

"La colaboración de empresas, tercer sector y administración permite generar innovación"

Programas como el ONA contribuyen a una transformación social necesaria en el actual contexto, siempre desde las alianzas sólidas y colaborativas para lograr un objetivo común. Y es que al final, en un mundo interdependiente, interconectado y global, con retos cada vez más complejos, se hace evidente que trabajar codo con codo con otros agentes, desarrollar proyectos conjuntamente y compartir visiones, diagnóstico y conocimiento es clave a la hora de desplegar estrategias y soluciones transformadoras que generen impacto y valor social.

Sin alianzas, no hay futuro, y el programa ONA lo está demostrando. La colaboración entre el mundo empresarial, el tercer sector y la administración permite generar innovación, nuevos proyectos, recursos y conocimientos con un compromiso común: mejorar la calidad de vida de las personas y hacer de las ciudades un lugar mejor para vivir. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento