¡Bien por Trapero!

Joaquim Coll Historiador y articulistaOPINIÓN
El mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, el 3 de febrero de 2020.
Josep Lluís Trapero, el 3 de febrero de 2020.
Marta Fernández - Europa Press - Archivo

Con una rotunda sentencia de absolución bajo el brazo tiene mérito que Josep Lluís Trapero haya reconocido sus errores en público. "Todos pudimos haber hecho las cosas mejor, yo el primero", dijo el mayor de la policía autonómica en la toma de posesión del mando el viernes pasado. "En algún momento, mi defensa del cuerpo no fue bien entendida. Una persona al frente de los Mossos debió velar más de lo que yo hice por cuidar las relaciones y la interlocución con otras instituciones", añadió en referencia a la tensa relación que mantuvo tanto con la Fiscalía como con los otros cuerpos policiales en los días previos a la consulta independentista del 1-O. "Los Mossos dimos una imagen de algo que no estábamos haciendo. Quizás no fuimos claros. Nuestras actitudes no deben dar pie a malas interpretaciones". 

"El regreso de Trapero es la mejor garantía de que la policía catalana está vacunada frente a trampas políticas"

Realmente, a Trapero no se le puede pedir más. Hasta el juicio supo guardar un escrupuloso silencio y tras su absolución por la Audiencia Nacional ha sabido despejar cualquier duda con esta dura autocrítica. Su regreso es la mejor garantía de que la policía catalana está vacunada frente a ambigüedades y trampas políticas.

También ha sido muy clara su abogada, Olga Tubau, que ha negado el agravio comparativo de Junqueras, Forn y compañía, condenados por sedición en el Tribunal Supremo. "Se ha insistido en decir que la prueba ha sido la misma y se ha condenado a los exconsellers y absuelto a Trapero, y esto no es cierto. Son hechos distintos que están vinculados a conductas concretas de cada acusado. Impedir el referéndum era un mandato del TSJC a los tres cuerpos policiales, lo que tenían los políticos era un mandato del Constitucional para no hacer nada a favor del referéndum. La afirmación de que si a Trapero lo hubiera juzgado el Supremo no lo habrían absuelto, no estoy dispuesta a aceptarla", explicó en una entrevista en elDiario.es. Hay que felicitarla por su profesionalidad y valentía, pues lo fácil hubiera sido dejarse arrastrar entre aplausos por los que han querido utilizar esa absolución para cargar contra el "sesgo ideológico conservador" del tribunal presidido por Manuel Marchena.

"Ha sido el único de todos los encausados por el 'procés' que ha hecho autocrítica'

El independentismo ha intentado convertir a Trapero en su héroe y ha pretendido vender esa sentencia como la prueba definitiva de que los líderes del procés fueron condenados injustamente. Por eso el Govern enseguida ofreció al mayor restituirle en su cargo. Ahora sabemos que la Generalitat amagó durante más de un año con no pagar los honorarios de su abogada tras oír su testimonio crítico hacia Puigdemont, Junqueras y Forn en el Supremo. Pese a su absolución, ha sido el único de todos los encausados por el procés que ha sabido hacer autocrítica. Trapero les enseña el camino.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento