La píldora del indulto

Iñaki Ortega  Doctor en Economía y profesor de la Universidad Internacional de La Rioja UNIROPINIÓN
Las píldoras roja y azul entre las que Neo tiene que escoger en la película de 'Matrix'.
Las píldoras roja y azul entre las que Neo tiene que escoger en la película de 'Matrix'.
ARCHIVO

La película Matrix se estrenó en 1999, han pasado dos décadas, pero su impronta sigue muy presente en los que la vimos. Si te pilló muy joven o estabas "a por uvas" en el cambio de siglo, te la resumo en unas líneas.

Neo es un joven programador de día y un hacker de noche. Lleva toda su vida intuyendo que algo no cuadra en el mundo que le ha tocado vivir. Un día, una amiga le anuncia que otro hacker llamado Morfeo tiene una terrible información que le hará entender todo. Para obtenerla debe renunciar a su vida anterior y a todo lo que había conocido antes, simplemente tomando una píldora roja. Al mismo tiempo le ofrece una píldora azul que le devolverá a su normalidad sin recordar nada y, por tanto, sin preocupación alguna, pero sin conocer la verdad. Neo opta por la pastilla roja y descubre que el mundo en el que creía vivir no es más que una simulación virtual (Matrix) a la que se encuentra conectado mediante un cable enchufado en su cerebro. Millones de personas están siendo cultivadas para poder dar energía a las máquinas. La humanidad esclavizada por ordenadores que usaron la inteligencia artificial para rebelarse contra sus creadores. Neo, su amiga y Morfeo comienzan entonces una serie de peripecias para salvar al mundo.

Ahora dime si estos días no te sientes como el actor Keanu Reeves, Neo en la película, teniendo que elegir entre apoyar el indulto a los condenados por romper con la legalidad el 1 octubre de 2017 u oponerte a la medida de gracia.

"Igual que Neo optó por saber la verdad, aunque le costase la vida ('spoiler'), cada vez es más común llevar la contraria"

Si aceptas el indulto (la píldora azul) nos dice el Gobierno que seremos buenas personas para siempre y la tranquilidad volverá a Cataluña, aunque eso sí, tendremos que olvidar que los hoy presos quisieron reventar la democracia y violar los derechos de cientos de miles de catalanes. Si te opones al indulto (la píldora roja) te arriesgas a que te tachen de facha, vengativo; tendrás que ir a manifestaciones, te enfadarás y conocerás pactos que te helarán la sangre.

Si tomas la píldora azul no habrá informe en contra de la Fiscalía o del Tribunal Supremo que recordar, tampoco en tu cabeza volverán a aparecer las declaraciones de los compañeros de partido de los condenados exigiendo las excarcelaciones para sostener este Gobierno. Pero, ay, si te tragas la píldora roja, cada nuevo órdago al orden constitucional desde Cataluña será culpa tuya; te convertirás en heredero de las peores dictaduras y en una persona con los sentimientos más abyectos que puede tener un ser humano.

Parece que la elección es sencilla. Mejor la tranquilidad que la incomodidad. La píldora azul que la roja. Pero igual que Neo optó por saber la verdad, aunque le costase la vida (spoiler), cada vez es más común llevar la contraria. Que se lo digan a los miles de españoles que han optado por la segunda dosis de AstraZeneca a pesar de que lo fácil (y lo que nos recomendaban las autoridades) era Pfizer. Será porque en su mayoría son baby boomers que han visto Matrix o bien que se ha iniciado un proceso imparable de no fiarse de las verdades cómodas. Pronto lo sabremos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento