Borja Terán  Periodista
OPINIÓN

Ibai y Ramón García: así han revolucionado las campanadas

Ibai y Ramón García en las Campanadas a 2022
Ibai y Ramón García en las Campanadas a 2022
Ibai

Ha sido la emisión en directo más larga desde la Puerta del Sol. Y no se ha visto por la televisión. Porque la televisión ya no se ve sólo por y desde la televisión. Lo ha explicado el propio Ramón García en la retransmisión especial de la Nochevieja desde el canal en Twitch de Ibai Llanos, que ya se ha convertido en una tradición. Y este año con un set con escenografía con leds y gran mesa que ríete tú de Ferreras en 'Al rojo vivo'. Todo detrás de uno de los míticos balcones del madrileño kilómetro cero, justo frente al reloj de las doce campanadas.

Ramón García ofreció compartir esta noche al streamer más influyente de nuestro país. Porque Ramón no para de crecer, no para de aprender. Resultado: se ha propiciado una unión de generaciones frente a un televisor que no necesita a la televisión. En un momento de este largo especial en directo, el propio Ramontxu ha incidido en que no entiende aquellos que dicen "yo no veo la televisión". Razón tiene. Y mucha. Porque lo que está sucediendo es que el modo de consumo audiovisual se está democratizando hasta superar las barreras de las cadenas generalistas tradicionales. Pero la esencia creativa e imaginativa de la tele de siempre sigue viva, en todas y múltiples plataformas.

Es más, está claro que el éxito de Ibai es justamente que bebe de la influencia del aprendizaje de la televisión clásica.  Quizá por eso mismo, durante su programa de fin de año, no ha parado de mirar con cierta admiración a Ramón García. Ha crecido con él, aprende de él. El respeto mutuo fluye. Es una de las fortalezas de Ibai, su empatía constante es su valor. Así ha aprovechado la tecnología existente para crecer comunicando al mundo. Hasta hacer suya una cita tan televisiva como las campanadas. Aunque probablemente, en este salto al 2022, debía haber adaptado este formato más al lenguaje interactivo de Twitch con, por ejemplo, participación de los usuarios.

Twitch y los canales convencionales de televisión no son competencia entre sí: son complementarios y hasta pueden retroalimentarse si son listos. De hecho, canales como el de Ibai Llanos son una nueva modalidad de escuela autodidacta que sigue la estela de la tele de los últimos años. En un momento de la emisión, Ramón García con su sabiduría lo recalca: es muy difícil rellenar de conversación interesante tantas horas en una emisión. No es casual, Ibai es astuto. Incluso para rodearse. Hace equipo. Por eso mismo también Ramón está ahí: con su bagaje y capacidad de comprender lo que necesita el espectador en cada minuto va ayudando para subrayar detalles que pasan más desapercibidos en una emisión con varias señales de cámara, una plaza de fondo llena de gente y un reloj con unos cuartos a punto de sonar. En cierto sentido, Ramón logra lo mismo que en 'El Grand Prix del verano': ordenar el caos sin que se note. Una cualidad que sólo reúnen los grandes.

9 meses tenía Ibai cuando Ramón García daba las campanadas por primera vez. Era la entrada a 1996. Entonces, las uvas se tomaban masivamente en La 1 de Televisión Española. Ahora la segmentación del consumo ya es una realidad asentada e Ibai casi ha llegado al millón de pantallas conectadas a un canal personal que ha hecho una retransmisión en directo más extensa que la de muchas cadenas generalistas (llegó a 800.000 usuarios). Un hito. Una revolución que remarca que las ventanas de emisión van evolucionando pero hay algo que nunca cambia: la capacidad de contar historias con mirada propia. Ibai Llanos es el ejemplo. Ramón García, también.

Momento retransmisión Campanadas de Ibai
Momento retransmisión Campanadas de Ibai
Twitch
Mostrar comentarios

Códigos Descuento