Auschwitz y el peligro del olvido

Campo de exterminio de Auschwitz
Campo de exterminio de Auschwitz.
EUROPA PRESS

Solo han pasado 75 años. 75 años desde que entraron en Auschwitz y liberaron a los presos que habían logrado sobrevivir a esos últimos coletazos de la guerra. Parecen muchos años, pero realmente es nada, hace dos días como quien dice. Las imágenes de hombres consumidos hasta los huesos fueron una prueba más del horror que cometieron los nazis durante la guerra. Estos días se conmemora en varias ciudades de Europa ese triste aniversario al mismo tiempo que un informe constata, casi de forma burlona, que la memoria es frágil, demasiado.

Un 66% de los millennials, los jóvenes entre 18 y 34 años, no sabe qué pasó en Auschwitz. Les suena el nombre, pero no saben explicar qué era, qué pasó allí, lo que simboliza. ¡Terrible! La encuesta se hizo en Estados Unidos. Y quieres pensar que quizás allí, la huella de la Segunda Guerra Mundial, quitando Pearl Harbor, puede ser menos visible en su día a día. Pero es que el dato casi se repite aquí, en Europa. Un tercio de los encuestados no sabe qué es el holocausto. Dicen saber poco o nada de lo que supuso el exterminio de más de seis millones de judíos. Y un 20% admite que no tiene ni idea. ¡Ni idea!

Una sociedad sin memoria es una sociedad vulnerable, en riesgo de cometer los mismos errores generación tras generación. Olvidar que los deseos de crear una sociedad superior, eliminando a los diferentes, llevó a todo un país a votar masivamente a un asesino como Hitler, a defender su causa, a mirar para otro lado, a callar cuando empezaron las primeras detenciones, supone que podamos volver a caer en la misma trampa. Comprar los argumentos de políticos que basan su discurso en el odio al diferente, al que llega de fuera, al que no es o tiene un ADN puro, puramente europeo, puramente italiano, puramente francés, puramente español. ¿Les suena? Y si creen que esto suena a tremendista, un dato: en Francia los delitos racistas o antisemitas aumentaron en 2019 un 130%. Preocupante, muy preocupante.

La pregunta que te viene a la cabeza cuando ves estos datos es, "pero ¿qué les enseñan en el colegio o institutos? ¿Cómo abordan la historia contemporánea, cómo les cuentan la Segunda Guerra Mundial y el holocausto?". Algo debemos de estar haciendo mal porque estos datos no salen de la nada. Tanta ignorancia, tanta desmemoria y tan generalizada tiene un mismo origen.

De nada sirven los homenajes, los recuerdos, las ceremonias de relumbrón para conmemorar aniversarios trágicos como el de Auschwitz si los más jóvenes no tienen ni idea de qué es ni de lo que pasó allí. ¿Cómo pueden combatir argumentos tramposos si no tienen datos con los que desmontarlos? Su ignorancia les pone en riesgo a ellos y nos pone en riesgo a todos. Es el peligro del olvido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento