La pesadilla de Florida

Biden y Trump, enfrentados
Biden y Trump, enfrentados

Fue una noche surrealista. El día había empezado muy pronto, sobre las 3.30 horas de la madrugada. Estados Unidos cerraba la etapa Obama y, a esa hora, todavía el mundo entero creía que, tras él, Hillary Clinton se convertiría en la primera mujer en presidir el país más poderoso del mundo. Empecé el día en Brooklyn, contando en directo cómo amanecía Nueva York, la ciudad elegida por Clinton y Trump para celebrar su noche electoral.

Estuvimos todo el día entrando en directo para España, contando las colas eternas que se formaban en los colegios electorales para votar. Las últimas reacciones de ambos candidatos, las encuestas... 

Hillary había elegido un edificio emblemático de Manhattan para su gran noche, el centro de convenciones Jacob Javits, en la 11 junto al Hudson: un edificio con el techo de cristal, toda una metáfora de lo que pretendía romper aquella noche la candidata demócrata. Su sueño era pasar a la historia como la primera mujer en ocupar el Despacho Oval de la Casa Blanca. Pero aquel techo se rompió en añicos al poco de arrancar el recuento.

Hillary Clinton intentó romper un techo de cristal que se hizo añicos hace 4 años

Trump, contra todo pronóstico, estaba ganando los estados clave y la fiesta en el headquarters de los demócratas empezó a ser más un funeral que una celebración. Sobre la 1 de la madrugada la evidencia se hizo real. La fiesta se había acabado, allí no había mucho más que contar. Así que los periodistas nos movimos rápidamente a los alrededores de la Torre Trump, en la 5.ª avenida. 

Allí había otro equipo contando las reacciones desde dentro, así que nosotros nos quedamos fuera, recogiendo las impresiones de quienes se iban acercando. Llevábamos casi 24 horas despiertos y recuerdo que lo último que quería era meterme en la cama: necesitaba tiempo para entender lo que estaba contando.

Casi 100 millones de americanos 
han votado de forma anticipada

Han pasado cuatro años, esta vez no estoy allí (son las primeras elecciones de Estados Unidos que no voy a contar sobre el terreno y creánme que me cuesta) y a esta hora, martes por la tarde/noche, es difícil saber qué pasará estge miércoles. Ni siquiera creo que para cuando lean esto tengamos ya un resultado claro. 

El recuento promete ser largo, casi 100 millones de americanos han votado de forma anticipada. Y eso ya es noticia. Es mucho más de la mitad del total de votantes y casi un 70% de todos los votos que se emitieron hace cuatro años. A quién beneficia esa alta participación es una incógnita, pero un dato: entre los votantes republicanos son mayoría, un 60%, los que han preferido depositar su papeleta el día de las elecciones. No se fían, los mensajes de fraude que ha ido lanzando Trump han calado entre parte de su electorado. 

Así que la foto que tengamos este miércoles puede no ser la definitiva. El recuento comenzará por esas papeletas depositadas en las urnas, y el voto por correo y anticipado tardará todavía días en cerrar su recuento. Una espera que puede ser explosiva si el resultado no es claro. Será le peor pesadilla de republicanos y demócratas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento