Cuando creíamos haberlo visto todo

La estrella del "reality show" estadounidense Kim Kardashian se encuentra bien aunque afectada por el robo a mano armada que sufrió esta noche en su residencia de París, cifrado en unos 16 millones de euros, la mayor parte en joyas. En la imagen, Kardashian junto a su pareja Kayne West, durante el desfile de Off-White en la Semana de la Moda de la capital gala.
El rapero Kayne West, junto a su mujer, Kim Kardashian, durante el desfile de Off-White en la Semana de la Moda de París.
Caroline Blumberg / EFE

A estas alturas de la película, sinceramente, empiezo a estar curada de espanto y nada puede sorprender demasiado. Todo es posible. Todo. Incluso que Kanye West pueda ser presidente de Estados Unidos. Sí, nos podemos reír a carcajadas de la última ocurrencia del clan de las Kardashian, pero todavía me acuerdo de las risotadas que generó la candidatura de Trump y ahí lo tienen, en la Casa Blanca

En cada mitin se superaba, los analistas políticos de medio mundo llenaban horas y horas de programas analizando la debacle del partido republicano y la travesía del desierto que tendrían que realizar tras las elecciones, pero la travesía y la sorpresa monumental nos las llevamos todos aquella noche de noviembre de 2016. Así que tomémonos un momento para analizar el personaje, quién es Kanye West, de dónde viene y qué propone.

Según ha contado, su partido se va a llamar Birthday Party, literalmente, fiesta de cumpleaños. Porque según él, cuando gane, será como una gran fiesta de cumpleaños para todo el mundo. Éste es su comienzo. Pero esperen, que hay más. 

En su primer mitin se presentó con un peinado tuneado en el que se lee 2020 en su cabeza. Llevaba un chaleco antibalas y habló del derecho a llevar un arma, un derecho que, según él, es necesario en otros países “como China”. Prometió legalizar la marihuana, dar un millón de dólares a quienes tengan un bebé (él tiene 4 hijos) y se emocionó hasta las lágrimas cuando habló de su madre y del esfuerzo que hizo por criarle. Un mitin con bastantes seguidores en los que, por supuesto, ni él ni la mayoría de los que estaban allí, llevaba mascarilla.

Además de rapero, a West se le conoce por ser el marido de Kim Kardashian, la mayor de un clan que ha sabido crear un imperio a partir de su vida, exponiéndola sin pudor y hasta la vergüenza ajena en un reality que suma ya varias temporadas, millones de espectadores y del que han sabido hacer una auténtica fortuna, desde la madre hasta la menor de las hijas. Confieso que jamás había visto un capítulo del dichoso reality y a, pesar de ello, sabía que existían. 

Las Kardashian han logrado tener millones de seguidores y amasar una fortuna y vivir de hacer exactamente... ¡Nada!

Pues bien, estos días, tras el anuncio de West y buscando información sobre él, llegué a la famosa saga. Y no me resistí a averiguar por qué habían logrado semejante fama. Se me cayó el alma a los pies. Es el absurdo de cómo a partir de contar nada, absolutamente nada y de aportar cero conocimiento o valor, han logrado tener millones de seguidores, amasar una fortuna y vivir de hacer exactamente... ¡Nada!

Cuando West anunció que se presentaba a las elecciones, desde su entorno se aclaró que llevaba un tiempo mal, que sufría un trastorno bipolar y que en las últimas semanas había tenido varios episodios de depresión. Era una forma de ‘explicar’ semejante bombazo. Bueno, han pasado ya unos días, ha dado su primer mitin y, aunque los analistas políticos aseguren que tiene cero posibilidades de llegar a ser presidente, él sigue en campaña, a 4 meses de las elecciones y con un programa electoral tan simple como su peinado

Mostrar comentarios

Códigos Descuento