Sánchez y el deseo

Fernando Baeta  Subdirector del área editorial de Medios de HenneoOPINIÓN
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante un discurso en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), EE UU.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante un discurso en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), EE UU.
ETIENNE LAURENT / EFE

Estamos a la cabeza de la vacunación y somos el país con mayor porcentaje de ciudadanos con la pauta completa entre los 50 más habitados del planeta. Sin duda una gran noticia. Pero, paradojas de la vida, España también está a la cabeza de contagios, de hospitalizados y de ingresados en UCI. Y aunque el número de muertes sigue bajo, esto va a suponer que prácticamente ningún país de los habituales aconseje a sus ciudadanos viajar al nuestro durante este verano provocando un roto económico de muchos ceros.

Pero nuestra lista negra no acaba aquí: el porcentaje de población en riesgo de pobreza aumenta según los recientes datos del INE; el 7% de los españoles se encuentra ya en situación de ‘carencia material severa’ mientras la pandemia acribilla a la clase media, un 20% de la cual apenas llega a final de mes. Y esto tampoco es todo: en los tres primeros meses de este año, y según datos del Poder Judicial, el número de desalojos y desahucios se ha incrementado en un 24 y un 56%, respectivamente, en comparación con el año pasado. Hay más: la pandemia ha traído un deterioro progresivo de nuestro sistema educativo, una sanidad agotada que no encuentra respuestas y una justicia mucho más colapsada de lo que ya estaba.

En una entrevista durante su viaje fantástico a EEUU, Pedro Sánchez ha verbalizado su deseo de ser recordado por su gestión de la pandemia y por cumplir siempre lo que promete. Esto último se comenta por sí solo y aspirar a lo anterior es demasiado optimista incluso para él, de ego encendido, que ha hecho de la dejación de funciones un arte, que ha escurrido el bulto de las decisiones incómodas y que ha provocado un desbarajuste normativo y judicial inconcebible en las distintas comunidades autónomas. A veces, hay que tener mucho cuidado con lo que se desea.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento