Lo que deja el 12-J

Encarna Samitier  Directora de '20minutos'
El lehendakari y candidato a la reelección, Iñigo Urkullu, ha votado en la localidad vizcaína de Durango.
El lehendakari y candidato a la reelección, Iñigo Urkullu, ha votado en Durango.
EFE

La noche electoral deja ganadores y perdedores sin paliativos. Feijoó consigue su cuarta mayoría absoluta con su PP galleguista y centrado, mientras la alianza de Casado y Cs en Euskadi, que no suma, resta, es la otra cara de la moneda. El PNV de Urkullu avanza y con los independentistas de Bildu copará el Parlamento vasco, en el que Vox consigue escaño por Álava. El BNG supera su marca histórica, la de Beirás en 1997.

El 12-J ha primado la continuidad y la moderación, pero también ha impulsado al nacionalismo de izquierdas por otro. No es buena noche para los socios de La Moncloa. Podemos se estrella en un naufragio que aflora la deriva del partido. Y el PSOE solo salva los muebles: aunque podrá volver a gobernar en el País Vasco, se estanca y no aprovecha la sangría de Iglesias. Son comicios con sello propio, sí, pero también con una interesante lectura nacional.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento