Divorcios mediáticos

Bill Gates y Melinda Gates, en París, Francia, en 2017.
Bill Gates y Melinda Gates, en París, Francia, en 2017.
JULIEN DE ROSA / EFE

Las noticias que más interesan en la crónica social son, en primer lugar, las bodas y después, los divorcios.

Enfrentarse a un proceso de divorcio no es fácil para nadie y a menudo se complica bastante si los protagonistas son personajes públicos conocidos y está en juego mucho dinero.

Bill Gates, uno de los hombres más ricos del planeta, y su esposa Melinda, han querido aclarar a la prensa los términos de su separación. Su deseo de continuar adelante de forma conjunta con su filantrópica fundación ha sido recogido con alivio dada su enorme repercusión social, científica y económica.

El divorcio de Gates, como el del fundador de Amazon Jeff Bezos o el magnate ruso Akhmedov, que también anda ahora en los tribunales londinenses, van estrechamente relacionados con escalofriantes cifras millonarias que les llevan a engrosar las listas de los divorcios más caros de la historia.

En España, donde el año pasado se contabilizaron cerca de cien mil divorcios y separaciones, no se alcanzan estas cifras económicas, pero cuando se trata de famosos son siempre noticia de gran impacto popular.

Enrique Ponce y Paloma Cuevas, Iker Casillas y Sara Carbonero, Bertín Osborne y Fabiola Martínez entre otros han acaparado en los últimos meses las portadas de las revistas por este motivo. Y hasta el momento han sido capaces de llevar con elegancia sus diferencias. Algo que dice mucho en su favor en unos tiempos en que los asuntos del corazón se asemejan a la crónica de sucesos y se ventilan en medio del escándalo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento