Diego Carcedo  Periodista

No distraigan a los médicos

El alta incidencia de la covid-19 han obligado el centro sanitario a empezar a aplazar operaciones no urgentes a partir de este viernes.
Imagen de archivo de unos sanitarios.
ACN

Por si tuviesen poco con la pandemia, su atención, esfuerzo y riesgo propio, la gran mayoría de los médicos especialistas que trabajan en los hospitales públicos de Madrid tienen ahora que enfrentarse a unas oposiciones absurdas para mantener los puestos de trabajo que vienen desempeñando de manera interina e impecable casi desde hace dos décadas.

La conjunción política y burocrática consigue dar sustos cuando más trastorna nuestras vidas. No es fácil asimilar a estas alturas que después de diez años firmando prórrogas laborales a quienes cuidan de nuestra salud, ahora se pretenda que superen una oposición para seguir haciéndolo. Parece lógico que se subsane el abandono y se les haga fijos sin más trámites.

¿Alguien puede pensar que hemos vivido hasta ahora tratados por médicos incompetentes?

¿Acaso en tantos años no han demostrado su cualificación y su dedicación? Que la medicina española está entre las más desarrolladas del mundo se sabe en todas partes al parecer menos en España, donde medidas de esta naturaleza lo ponen en duda.

¿Alguien puede pensar que hemos vivido hasta ahora tratados por médicos incompetentes? Al margen de la injusticia administrativa que implica esta convocatoria de oposiciones para los que se han ganado el puesto de manera tan eficaz, también clama al cielo que de repente se les obligue a superar una prueba teórica que ellos han aprobado con nota en el día a día, siempre bajo la incertidumbre sobre la renovación de su puesto interino. En una empresa privada, esta situación ya hubiese provocado problemas serios.

No deja de ser una doble incongruencia que se adopten medidas que multiplicarán sus preocupaciones

En la estabilidad laboral de la medicina influye sin duda la condición vocacional de los profesionales y su sentido de la responsabilidad. Pero esta realidad no debería distraer el respeto a sus derechos. No deja de ser una doble incongruencia que, en las circunstancias que se están viviendo, se adopten medidas que multiplicarán sus preocupaciones humanas si es que las científicas fuesen pocas.

La iniciativa de la Comunidad de Madrid, en vísperas de la aprobación de la nueva legislación laboral, desprecia el elevado nivel científico de estos doctores que, en sus diferentes especialidades, cumplen su obligación de manera impecable. Si se trata de distraerlos de sus actualizaciones científicas durante los próximos meses, obligándoles a volver a empezar su carrera preparando unos exámenes de primero de facultad, es evidente que lo están consiguiendo. "Por favor, no distraigan a los médicos",

Mostrar comentarios

Códigos Descuento