Diario de los Juegos Olímpicos: nos despedimos desde el pebetero de Tokio

Germán Dobarro  Periodista (en Tokio)OPINIÓN
Germán Dobarro - La llama de Tokio
Germán Dobarro - La llama de Tokio
Wochit
Germán Dobarro se despide de su Diario de los Juegos Olímpicos con uno de los elementos más característicos como escenario: el pebetero con la llama.
Wochit

Abandonamos Tokio, pero antes teníamos que ir a un sitio especial: el pebetero. ¿Dónde luce? ¿Dónde está esa llama que parte de Olimpia, que luce ahora en Tokio y luego acabará en París? Justo a nuestras espaldas.

Luce espectacular. Pocas veces se verá tan cerca, y nos sentimos privilegiados de estar aquí, sinceramente. Nos vamos con la satisfacción del deber cumplido por el trabajo hecho. Estamos orgulloso de la casa que tenemos y que ha invertido mucho esfuerzo y mucha pasta para poder contar estos Juegos. Los beneficiados han sido los oyentes y nosotros como intermediarios.

¿Tokio, como ciudad? No podemos decir. Sólo hemos conocido la Tokio olímpica y dentro de nuestra burbuja, así que tocará volver. Esta vez, sólo para disfrutar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento