De la indignación a la incertidumbre

Encarna Samitier  Directora de '20minutos'OPINIÓN
Manifestantes del 15-M concentrados en la Puerta del Sol en su décimo aniversario.
Manifestantes del 15-M concentrados en la Puerta del Sol en su décimo aniversario.
EFE / RODRIGO JIMÉNEZ

Cuando los indignados tomaron las plazas, un 15 de mayo de hace 10 años, lo peor de la crisis económica estaba todavía por llegar, pero ya castigaba con la suficiente fuerza para que el malestar se manifestara en esa protesta magmática. Stéphane Hessel, escritor y diplomático franco alemán, uno de los redactores de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, superviviente del campo de concentración de Buchenwald, dio nombre al movimiento con su libro ¡Indignaos!. Lanzado en 2010, era una llamada contra la indiferencia y a la movilización contra la corrupción y las injusticias.

El manifiesto de Hessel, que falleció en 2013 a los 95 años, prendió en una sociedad abrumada por los recortes, enfadada con unos representantes políticos a los que sentían ajenos a problemas como el paro y los desahucios, y huérfana de una Europa que se encarnó en los 'hombres de negro' de unas instituciones –'la troika'- percibidas como una burocracia sin alma.

Politólogos y sociólogos no se ponen hoy de acuerdo sobre el alcance del movimiento, pero muchas cosas no son lo mismo. Se logró la dación en pago, una reclamación de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. Se avanzó en la declaración de bienes e intereses de los parlamentarios. El rechazo contra la gran lacra de la corrupción en cualquiera de sus formas no cesa. La reforma de la ley electoral no se ha abordado, en parte por los intereses de los partidos, pero también porque el sistema español no está tan distorsionado como se repite. Un cambio afectaría a los ciudadanos de la España vaciada, cuya voz e intereses buscan ocupar su espacio cada vez con más fuerza.

Al día siguiente de la gran acampada de la Puerta del Sol, las urnas consagraron el bipartidismo, con la mayoría absoluta del Partido Popular. Pero los nuevos partidos iniciaron su avance. Ciudadanos y Podemos canalizaron en los años siguientes las reclamaciones de regeneracionismo, en un caso, y reivindicaciones sociales, en otro. El bipartidismo de PSOE y PP perdió fuelle. Surgió Vox. Hoy, los líderes de Cs y Podemos, Albert Rivera y Pablo Iglesias, han abandonado la política. El "bibloquismo" se ha instalado en la política española. España, un ejemplo para muchos países que quieren avanzar en la democracia, afronta tensiones territoriales e institucionales con unos mimbres que resisten pero que necesitan ser fortalecidos cada día.

Una década después del 15-M, el mundo se ha visto conmocionado por la pandemia de la Covid-19, transformada en una nueva crisis económica de dimensiones por calibrar. Buena parte de los jóvenes españoles que eran adolescentes entonces no han salido de la precariedad y la inestabilidad. La tasa de paro juvenil se ha reducido 10 puntos desde 2011, pero sigue siendo la más alta de la UE. Los jóvenes españoles tienen que destinar hoy el 85% del salario a pagar el alquiler, frente al 50% de hace 10 años. Es el caldo de cultivo para la desafección política y un drama vital.

Afrontar este problema urgente, que hipoteca el futuro del país, tendría que ser la prioridad política. La incertidumbre se ha enquistado. Y también la incapacidad para llegar a acuerdos. Pero hay un cambio sustancial con la situación de hace 10 años. Las instituciones europeas sí aprendieron la lección de la crisis de hace 10 años. Su rápida reacción con el plan de ayudas para la reactivación ha sido, en el fondo y en la forma, totalmente distinta. Europa no se ve como un problema sino como una solución. Los partidos de la ultraderecha antieuropea han guardado en la recámara sus críticas. La aplicación del plan de ayuda con eficacia, con más transparencia y más consenso del habido hasta este momento, es un antídoto fundamental para afrontar la incertidumbre, colectiva e individual, que marca esta era y que la pandemia ha agravado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento